#EscribirEnInternet

El diamante y la pirámide tumbada como estructuras textuales (2/2)

En el periodismo digital surgen características nuevas, algunas encajan en las estructuras del periodismo tradicional y revalidan sus modelos, pero otras apuntan a nuevas estructuras. Repasamos, en la segunda parte de este artículo, dos de estos nuevos modelos: el diamante y la pirámide tumbada.

El diamante

Sin embargo, la pirámide invertida no es la única forma de atender el problema en el caso del periodismo. El profesor inglés Paul Bradshaw (2007) planteó la posibilidad de explicar las características del periodismo digital a través de un diagrama con forma de diamante cuyos ejes son la velocidad y la profundidad, dependiendo del momento en que se encuentre la elaboración de la noticia.

De esa manera se comienza con la alerta, que da paso al primer borrador de la noticia que ya puede ser publicado en un blog como adelanto; le sigue el artículo que incorpora comentarios de lectores y que puede ser incluido en medios impresos. Luego se aporta el contexto con la incorporación de multimedios y enlaces hacia otros recursos. Más tarde aparece el análisis y con él llega la interacción con diferentes tipos de recursos que facilitan la participación. El paso final es la personalización que debería ser automática y permitir que los usuarios obtengan la información por diferentes vías y de acuerdo a sus necesidades.
Él explica su visión comentando que «tal como la pirámide invertida fue parcialmente el resultado del cada vez más importante papel del telégrafo en la industria de las noticias y las ideas dominantes de la ciencia y tecnología, este diamante intenta ilustrar el cambio desde un producto del siglo XIX (el artículo) a un proceso del siglo XXI: el periodismo repetitivo de los nuevos medios: la noticia que nunca está ‘terminada’».

La pirámide tumbada

El profesor portugués João Canavilhas (2007) plantea que «el lenguaje periodístico está fuertemente condicionado por las particularidades del medio utilizado, adquiriendo características específicas en función de las potencialidades del soporte utilizado».

En ese sentido recoge las tres características planteadas por Salaverría, que son: hipertextualidad, multimedialidad e interactividad, agregando la personalización de los contenidos, la memoria (entendida como capacidad de almacenar información) y la actualización continua, a partir de las capacidades que se reseñan en el trabajo de otros autores.
Añade que «la utilización simultánea de los tres factores en una noticia web abre la oportunidad absolutamente única de que cada usuario pueda hacer una lectura personal de la información disponible, navegando de nodo en nodo de información: a esta capacidad de fragmentar de forma casi infinita la información en zonas de interés la llamamos personalización de contenidos».

Adicionalmente, en la tesis que presentó para su doctorado en la Universidad de Salamanca (España), llamó la atención su modificación del modelo de la pirámide invertida, la cual apareció «tumbada».
Tras una serie de pruebas, su explicación fue que mientras la primera era adecuada para noticias recientes, su forma de presentar la pirámide permitía ofrecer más información de profundidad al pasar desde el nivel de la explicación básica, al de contexto y exploración.

El hecho de presentarla en forma horizontal permite reflejar que cualquiera de las áreas involucradas es tan importante como los datos iniciales, que es el objetivo de representación de la pirámide invertida original. «Si los ejes verticales que van del vértice a la base significan que lo de arriba es lo más importante, entonces la pirámide debe cambiar su posición para evitar una jerarquización de las noticias basada en la relevancia de los hechos relacionados. Los datos investigados indican que los criterios usados por los periodistas para ordenar la información no necesariamente eran los mismos que los de los lectores, lo que podría sugerir que el uso de la pirámide invertida en periodismo para el web podría traducirse en una pérdida de lectores», señala.

Finalmente plantea que «la pirámide tumbada es una técnica liberadora para los usuarios y los periodistas. Si los usuarios pueden navegar las noticias siguiendo sus propios patrones de lectura, los periodistas por su parte pueden descansar en un grupo de sistemas de presentación que, combinados con nuevos contenidos multimediales, permiten una reinvención del periodismo en la web en cada noticia».

 


Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: