lacrimógeno, no lagrimógeno

Foto: © Archivo Efe/Cristian Hernández

Lacrimógeno, y no lagrimógeno, es la forma adecuada del adjetivo que alude a lo que irrita los ojos y produce lagrimeo.

En los medios es común encontrar frases como «La policía lanzó gases lagrimógenos a los asistentes», «Los manifestantes arrojaron bombas lagrimógenas a las fuerzas de seguridad» o «Es la típica película lagrimógena».

El Diccionario académico explica que lacrimógeno (‘dicho especialmente de ciertos gases: que irritan los ojos produciendo lagrimeo’ y, en sentido despectivo, ‘que mueve a llanto’) proviene del latín lacrĭma.

Esta c latina original evolucionó en español a una g. Así surgieron palabras, en este caso, como lágrima, lagrimear o lagrimoso. Sin embargo, también era habitual que se mantuviera en paralelo la c etimológica y formara derivados cultos, como ocurre con lacrimógeno (de lacrĭma, ‘lágrima’), lacustre (de lacum, ‘lago’), dominical (de dominĭcus, ‘domingo’) o clerical (de clerĭcus, ‘clérigo’).

Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «La policía lanzó gases lacrimógenos a los asistentes», «Los manifestantes arrojaron bombas lacrimógenas a las fuerzas de seguridad» y «Es la típica película lacrimógena».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: