Arrancar no es sinónimo exacto de empezar (CRÓNICA)

Foto: © Archivo Efe/Chema Moya

Ya está aquí, por fin, un año más, y esta temporada antes que nunca, toda la emoción del balompié: ¡arranca el espectáculo!, ¡arranca la pasión!, ¡arranca ya… el mejor fútbol del mundo!

Uno oye estos arrebatos de arranque en vena y siente como un cosquilleo en el cuerpo, ¿verdad?, un nerviosismo chispeante que sube hacia la garganta, ansiosa ya por vocear el primer gol. Es tal el énfasis depositado en el verbo arrancar que el oyente se pregunta qué no harían los locutores deportivos si, en vez de un micrófono, cayese en sus manos una clínica odontológica: ¿algún cliente, por aguerrido que fuese, lograría salir con las muelas puestas?

Y no es que a estas alturas pueda tacharse de incorrecto el uso de arrancar como sinónimo de empezar comenzar, pero no es preciso al cien por cien y, cuando menos, de puro abusar, resulta fatigoso.

En rigor, si se consultan los diccionarios, se aprecia que arrancar solo se asemeja a comenzar aplicado a un vehículo o una máquina que empieza a funcionar (el coche no arranca) o para aportar un matiz generalmente espontáneo o repentino. Así ocurre en la perífrasis arrancar a + infinitivo (arrancó a aplaudir) y en la forma pronominal (se arrancó por bulerías), tal como indica el Diccionario del estudiante. Aparte, y solo si se hace caso del diccionario de uso de Vox, también sería lícito arrancar una competición, uso no registrado en los restantes diccionarios principales.

Respecto al matiz de acto espontáneo y repentino, por cierto, este queda propiamente reflejado en el sustantivo derivado arrancada: «Denis es explosivo, rápido para ir al suelo y tiene una arrancada muy fuerte, gracias a su tremendo tren inferior».

Sin embargo, en frases como «La era del italiano Carlo Ancelotti al frente del Real Madrid arranca hoy» o «Arranca la era culé de Neymar y Martino», habría sido preferible «La era del italiano Carlo Ancelotti al frente del Real Madrid empieza hoy» y «Comienza la era culé de Neymar y Martino».

Sería deseable, en fin, no abusar de este verboArrancar es antes que nada ‘sacar de raíz’, significado que nos devuelve a la amenaza inicial de las endodoncias y extracciones dentales. Y eso no: una cosa es que el fútbol guste y mole y otra, por más que medie anestesia, dejarle al prójimo sin molares.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: