color rojo, blanco…, no color roja, blanca

Foto: ©Archivo Efe/Koen Suyk

Cuando la palabra color va seguida de un término que especifica el color concreto, este va en masculino, no en femenino: camisa de color blanco, no camisa de color blanca.

En los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «Los productos más solicitados son las prendas de color amarilla», «Trató de esconder entre sus ropas una bolsa color morada que llevaba en la mano» o «Los policías hallaron escondida la motocicleta de color negra».

Lo adecuado es que el adjetivo concuerde con el sustantivo masculino color, que es al que afecta gramaticalmente, con independencia del género que tenga la denominación del objeto.

Así, en los casos anteriores lo apropiado habría sido escribir «Los productos más solicitados son las prendas de color amarillo», «Trató de esconder entre sus ropas una bolsa color morado que llevaba en la mano» y «Los policías hallaron escondida la motocicleta de color negro».

El origen de la confusión puede ser el cruce con las expresiones más sencillas, y a veces preferibles, «prendas amarillas», «bolsa morada» y «motocicleta negra», en las que el adjetivo sí complementa al nombre del objeto y, por tanto, concuerda en género y número.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: