gerundio de posterioridad

© Foto archivo Efe

El gerundio no debe emplearse cuando indica un acto posterior al señalado por el verbo principal, del cual depende.

La Nueva gramática de la lengua española señala que el uso del gerundio debe evitarse cuando la acción que denota es posterior a la acción que expresa el verbo principal, como aparece en oraciones como «El escritor estudió en Madrid yéndose después a Soria» o «Se sometió a votación la enmienda aprobándose por unanimidad».

En su lugar, se pueden buscar reformulaciones como «El escritor estudió en Madrid y se fue después a Soria» y «Se sometió a votación la enmienda, que se aprobó por unanimidad».

Se admite, sin embargo, este uso cuando las dos acciones son tan inmediatas que prácticamente se entienden como simultáneas («Resbaló con el suelo mojado, golpeándose la cabeza contra el suelo»). Y cuando el gerundio indica la consecuencia de lo expresado en el verbo principal: «El río se desbordó, obligando a los habitantes a huir en medio de la noche».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: