los incendios pueden ser virulentos

Foto: © Agencia Efe / Kai Försterling

La expresión incendio virulento es válida para aludir a los fuegos devastadores o que se propagan con rapidez.

En los medios de comunicación no es raro encontrar esta expresión y otras similares, como en «Los incendios no podrán ser controlados en las próximas 24 horas debido a la virulencia de las llamas» o «Un virulento incendio forestal obliga a evacuar a 300 personas».

Tal como señala el Diccionario académico, virulento es ‘ponzoñoso, maligno, ocasionado por un virus, o que participa de la naturaleza de este’. Dado que ser maligno y propagarse o extenderse de forma exponencial es parte de la naturaleza de los virus, este adjetivo, así como el correspondiente sustantivo virulencia, puede aplicarse de modo figurado a los incendios, que a menudo reúnen estas dos características.

Se trata de un uso asentado recogido en el Diccionario combinatorio práctico de español contemporáneo, que indica que virulento también se suele aplicar a las tormentas, los aguaceros y los temporales. En consecuencia, los ejemplos anteriores pueden considerarse válidos.

Puede emplearse también violento cuando se quiere hablar de un incendio ‘que implica una fuerza e intensidad extraordinarias’, aunque en el caso concreto de este tipo de desastres suelen ser más habituales otros adjetivos como devastador, arrasador o catastrófico, tal como señala la última obra mencionada.

Virulento tiene, además, otro uso figurado, que sí está recogido en los diccionarios y que se aplica al estilo, a un escrito o a un discurso: ‘ardiente, sañudo, ponzoñoso o mordaz en sumo grado’.

 

 

#puestaapunto. Esta recomendación sustituye a una anterior que ha sido revisada para considerar válido el uso figurado de virulento aplicado a los incendios.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario:

Los campos con * son obligatorios