guerras, mayúsculas y minúsculas

Foto: ©Archivo Efe/Maysun

En la denominación de los conflictos bélicos, la norma general señala que la palabra guerra se escribe con inicial minúscula y la parte específica con mayúscula: guerra de los Cien Años, guerra de Vietnam, guerra de Corea…

Esta misma regla se aplica a las batallas: la batalla de las Termópilas la batalla de Ayacucho.

No obstante, esta norma recogida en la Ortografía de la lengua española tiene algunos matices y excepciones:

• Cuando el nombre de la contienda es una expresión meramente descriptiva y no una denominación equivalente a un nombre propio, no hay razón para usar la mayúscula en ninguno de sus componentes y es preferible, por tanto, escribirlos en minúscula: guerra civil española, guerra europea, guerras púnicas

• Los dos conflictos mundiales ocurridos en el siglo XX constituyen otra excepción, ya que el uso ha fijado como nombres propios Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial, con todas sus iniciales en mayúscula. 

• También es posible acudir a las mayúsculas en los dos elementos del nombre en denominaciones que, por antonomasia, se entienden referidas a un conflicto concreto y específico, como en el caso de la Gran Guerra para aludir a la Primera Guerra Mundial. Lo mismo ocurre en ciertos contextos con la expresión Guerra Civil, que en España alude inequívocamente a la de 1936-1939 o en Costa Rica a la de 1948.

 

 

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario:

Los campos con * son obligatorios