presal, neologismo válido

Foto: ©Archivo EFE/Antonio Lacerda

Presal, todo junto y sin resalte ni mayúscula, es un neologismo adecuado para referirse a la capa geológica que está debajo de una masa de sal en profundidad, a los yacimientos que se encuentran en esa zona y al petróleo que se extrae de estos.

Esta voz se emplea en frases como «Los yacimientos presal de Brasil fueron aclamados como uno de los mayores descubrimientos desde los del mar del Norte», «… la reforma de la legislación para la explotación de los yacimientos petrolíferos marinos en la llamada capa presal eliminó la exclusividad de la empresa…» o «Estamos queriendo entregar el presal a precio de banana a las multinacionales del petróleo».

Compuesto por el prefijo pre- y el sustantivo sal, presal se refiere al conjunto de rocas que se encuentra por debajo, o que aparece después, de una masa de sal en profundidad, es decir, a unas rocas con potencial para la generación y acumulación de petróleo que, en el transcurso del tiempo, se fueron depositando antes de la capa de sal. De esta forma, el término se utiliza adecuadamente tanto para aludir a esta capa geológica como para referirse a los yacimientos que contiene y al petróleo que se extrae de ellos.

Se trata de una palabra bien formada que, por tanto, no necesita ser resaltada con comillas ni cursiva, y que se escribe con inicial minúscula, por tratarse de un sustantivo común, y sin espacio ni guion: presal, y no pre-sal o pre sal.

La tendencia mayoritaria es, además, mantenerla como invariable en plural (yacimientos presal, capas presal), opción posible si la construcción se entiende como una estructura en aposición. En consecuencia, su empleo en los ejemplos anteriores es adecuado.

En ocasiones, se emplea también la forma presalino, como en «Brasil quizá tenga el doble del crudo presalino que se calculaba en un principio», palabra esta correctamente formada por adición del sufijo -ino, del que se derivan en español adjetivos a partir de sustantivos que designan minerales y otras materias sólidas, como en cristalino, diamantino o coralino.

 

 

Una primera versión de esta recomendación se publicó el 7 de marzo del 2016.

 

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu duda en nuestra web?

Si no la encuentras, rellena este formulario:

Los campos con * son obligatorios