poner contra las cuerdas, mejor que poner entre las cuerdas

Foto: ©Archivo Efe/Marina Guillén

Contra las cuerdas, y no entre las cuerdas, es la construcción adecuada para referirse a una situación difícil y comprometida.

Sin embargo, en ocasiones se ven en los medios de comunicación frases como «Un repentino movimiento que vuelve a poner entre las cuerdas al grupo», «El incidente sacudió a la opinión pública y puso entre las cuerdas a las autoridades de seguridad informática del país» o «El equipo fue superior pese a que estuvo entre las cuerdas en el momento en el que la Albiceleste se puso por delante en el marcador». 

El Diccionario académico solo recoge la locución contra las cuerdas, cuyo significado es ‘en una situación comprometida de la que es difícil salir’. La expresión tiene su origen en el mundo del boxeo, en el que un púgil puede verse en dificultades para salir airoso cuando se ve arrinconado contra las cuerdas (no entre ellas) por su contrincante.

La construcción entre las cuerdas puede deberse a un cruce entre contra las cuerdas y entre la espada y la pared, que tiene un significado parecido: ‘en situación muy comprometida ante dos opciones difíciles’.

Por tanto, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «Un repentino movimiento que vuelve a poner contra las cuerdas al grupo», «El incidente sacudió a la opinión pública y puso contra las cuerdas a las autoridades de seguridad informática del país» y «El equipo fue superior pese a que estuvo contra las cuerdas en el momento en el que la Albiceleste se puso por delante en el marcador». 

 

  Se puede escuchar también el pódcast en el que tratamos este mismo asunto.

 

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu duda en nuestra web?

Si no la encuentras, rellena este formulario:

Los campos con * son obligatorios