escalada y desescalada, pero también aumento y disminución

Foto: ©Archivo Efe/Mariscal

Los sustantivos escalada y su antónimo desescalada son adecuados para referirse al aumento de algo, sobre todo cuando es rápido, y a su posterior disminución, aunque existen en el español otras alternativas que en algunos casos pueden resultar más claras y precisas, como aumento/disminución, incremento/rebaja o intensificación/relajación.

En los medios de comunicación se encuentran a menudo frases como «Suecia estudia revertir su negativa al confinamiento por la escalada de contagios», «¿Cómo será la desescalada de las medidas contra el coronavirus?» o «Sánchez pide una desescalada de la tensión política».

El diccionario académico incluye entre las acepciones de escalada la de ‘aumento rápido y por lo general alarmante de algo, como los precios, los actos delictivos, los gastos, los armamentos’, por lo que no es censurable su uso para aludir al incremento de casos de una enfermedad, de medidas extraordinarias o de la tensión política, como ocurre en los ejemplos citados. Desescalada es un derivado bien formado a partir de escalada.

Tanto estos sustantivos como el verbo escalar y su antónimo desescalar —que se usan referidos sobre todo a conflictos, violencia, tensión o confrontación con los sentidos de ‘ampliar, elevar, hacer crecer algo’ y ‘rebajar, reducir, hacer disminuir algo’, respectivamente— han adquirido estos significados por influencia del inglés to escalate (que el diccionario de Oxford define como ‘aumentar, subir, incrementarse algo rápidamente’).

En el caso del verbo escalar, se está extendiendo —y no es censurable— el uso con este sentido tanto en construcciones intransitivas («Escala la tensión en Oriente Medio con la muerte de dos palestinos») como transitivas con valor causativo, es decir, en las que escalar equivale a hacer escalar («La policía se retiró para no escalar los enfrentamientos»).

No obstante, aunque el empleo de estas voces puede considerarse válido, se recuerda que existen otros equivalentes ya asentados en el uso que pueden resultar más precisos en un determinado contexto: en el caso de los sustantivos, aumento, incremento, intensificación, crecimiento y subida, así como disminución, rebaja, decremento o relajación; y, para los verbos, aumentar, incrementar o elevar, por un lado, y rebajar, reducir o disminuir, por otro.

Por ello, en los ejemplos iniciales también podría haberse escrito «Suecia estudia revertir su negativa al confinamiento por el aumento de contagios», «¿Cómo será la reducción de las medidas contra el coronavirus?» y «Sánchez pide una disminución de la tensión política».

Ver también

Coronavirus, recomendaciones lingüísticas (Especial)

 

  Se puede escuchar también el pódcast en el que tratamos este mismo asunto.

 

 

Una primera versión de esta recomendación se publicó el 11 de diciembre del 2018.

 

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu duda en nuestra web?

Si no la encuentras, rellena este formulario:

Los campos con * son obligatorios