depende de a quién, no depende a quién

Foto: Pixabay/qimono

El verbo depender requiere un complemento encabezado por la preposición de, por lo que la expresión adecuada es depende de a quién preguntes, no depende a quién preguntes.

No obstante, en los medios de comunicación es frecuente encontrarse dicho verbo introduciendo frases interrogativas sin de, como «Esto depende a quién se contacte, pues en el mercado existen muchas empresas que prestan un servicio garantizado», «Aclara que depende a qué se dedica la empresa y pone de ejemplo Patagonia» o «Dependiendo cómo los combinemos podemos conseguir un estilo más femenino y sofisticado».

Como indican tanto el Diccionario panhispánico de dudas como la Gramática académica, el verbo depender se construye con un complemento introducido por la preposición de. 

Sin embargo, conviene señalar que, según la Nueva gramática de la lengua española, si un enunciado presenta dos verbos (el de la oración principal y el de la subordinada) que seleccionan la misma preposición, lo recomendable es reformularlo para que no haya una duplicación, aunque esta esté justificada desde el punto de vista sintáctico. Así, en una oración como «Depende de de quién te burles», lo adecuado es no solapar las dos preposiciones ni elidir ninguna de ellas, sino sustituir dicha frase por una equivalente, como «Depende de quién sea la persona de la que te burles».

De esta manera, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «Esto depende de a quién se contacte, pues en el mercado existen muchas empresas que prestan un servicio garantizado», «Aclara que depende de a qué se dedica la empresa y pone de ejemplo Patagonia» y «Dependiendo de cómo los combinemos podemos conseguir un estilo más femenino y sofisticado».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario:

Los campos con * son obligatorios