albañila, femenino adecuado

Foto: ©Archivo EFE/Raúl García

Tanto la albañil como la albañila son formas adecuadas para referirse a una mujer que desempeña profesionalmente trabajos de albañilería.

En los medios de comunicación pueden encontrarse noticias en las que se hace referencia a estas mujeres de distintas formas: «Más de 200 mujeres albañiles se capacitan en obra gruesa y obra fina», «Tres ‘albañilas’ para levantar un pueblo ladrillo a ladrillo» o «La discriminación salarial, el acoso sexual y la escasa visibilidad han sido detonantes para que las ‘albañiles’, como las llaman, empiecen a organizarse mejor».

El sustantivo albañil es común en cuanto al género de acuerdo con el Diccionario de la lengua española (el/la albañil), pero también está bien formado y es correcto el femenino albañila —que se registra en esta obra en referencia únicamente a la abeja albañila—, por analogía con las denominaciones de otras profesiones y cargos cuya forma femenina se ha desdoblado (edil/edila o concejal/concejala). No es preciso resaltarlas con cursiva o entre comillas.

La expresión en aposición mujer albañil es gramaticalmente válida, pero solo resulta adecuada cuando se desea especificar el sexo de la persona y no hay otros elementos que indiquen el género, como en el primero de los titulares citados anteriormente. 

Así, los ejemplos anteriores son adecuados, sin los resaltes, pero también de la siguiente forma: «Más de 200 albañilas se capacitan en obra gruesa y obra fina», «Tres albañilas para levantar un pueblo ladrillo a ladrillo» y «La discriminación salarial, el acoso sexual y la escasa visibilidad han sido detonantes para que las albañilas, como las llaman, empiecen a organizarse mejor».

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu duda en nuestra web?

Si no la encuentras, rellena este formulario:

Los campos con * son obligatorios