El crac  (CRÓNICA)

Foto: ©Archivo Efe/Alberto Estévez

¿Messi es un crack? Desde luego, pero también un astro, un fenómeno, una estrella, un superclase, un genio, un portento, un monstruo…; lo que es lo mismo, pero dicho en español.

Esto de crack se usa tan a menudo en la prensa, en las retransmisiones deportivas y en las tertulias radiofónicas y televisivas que está desplazando a un sinfín de palabras genuinas con las que ya expresábamos que alguien es prodigioso, magnífico, extraordinario, magistral.

No es una palabra incorrecta, no se trata de una barbaridad, pero es un anglicismo que no tiene por qué arrinconar otros términos de gran solera en nuestra lengua, tanto o más eficaces y precisos.

El Diccionario panhispánico de dudas recoge crack, pero con la grafía crac, pues la secuencia ck es ajena al español, y explica que su plural es cracs; además, el Diccionario del español actual, de Seco, Andrés y Ramos, señala que su género es el masculino, incluso cuando se refiere a una mujer, aunque el uso reciente parece estar imponiendo crac como sustantivo común: el crac y la crac.

Por tanto, recordemos que, si bien es un término correcto, existen muchos otros sinónimos en román paladino, que entrañan menos complicaciones y posibilidades de equivocación que crac; palabra esta, para colmo, que a fuerza de tanto aparecer termina resultando cansina y obliga a crear términos aún más superlativos, como megacrac o supercrac.

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: