creación de nombres, mejor que naming

Foto: ©Archivo Efe/Morell

El anglicismo naming, que alude al conjunto de técnicas que se emplean en la creación del nombre de una marca, objeto o servicio, puede traducirse en español por creación de nombres o arte de nombrar.

Es habitual encontrar en los medios de comunicación este término inglés: «Naming: los doce autos con nombres de animal», «El presidente ha confesado que el naming es uno de los puntos más críticos», «Ella se encargó del naming, el diseño gráfico y la comunicación» o «Por primera vez en España, una empresa de naming puso nombre a un recién nacido».

Según el diccionario de la Universidad de Cambridge, el término naming se utiliza para referirse a la acción de darle nombre a alguien o a algo; en español puede traducirse por creación de nombres, referido a las empresas que se dedican a ello, o por el arte de nombrar, cuando se quiera poner de manifiesto el trabajo creativo que conlleva.

Así pues, en los ejemplos anteriores habría sido más apropiado decir «El arte de nombrar: los doce autos con nombres de animal», «El presidente ha confesado que buscar el nombre es uno de los puntos más críticos», «Ella se encargó de la creación del nombre, el diseño gráfico y la comunicación» y «Por primera vez en España, una empresa de creación de nombres eligió el de un recién nacido».

Por último, si se opta por utilizar este anglicismo, lo adecuado es escribirlo en cursiva o entre comillas.

Ver también derechos de denominación (comercial), mejor que naming rights.

 

Valora esta recomendación

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Últimas recomendaciones

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: