Noticias del español

| |

| Emigdio Quintero Casco
La Prensa (Nicaragua)
Lunes, 9 de marzo del 2009

¿ZOCAR O SOCAR?

¿Zocar o socar? Ésa es la cuestión. Y digo esto, a raíz de una nota que publicó LA PRENSA en su edición del 18 de febrero del año en curso, con el título «Diputados no se zocan la faja», la cual provocó que ciertos lectores de inmediato señalaran, con afán correctivo e impulsos de guardianes del idioma, que la palabra «zocan» estaba mal escrita, porque se escribe con «s»: socar, socan.


Lo curioso del caso es que en el texto y sus respectivos comentarios de la versión electrónica se usa indistintamente: zocan y socan, con la variante «apretarse», empleada por uno de los comentaristas.

En efecto, la palabra «socar» no está registrada en el Diccionario de la Real Academia, en cambio aparece «zocar», con el significado de apretar, esforzarse, emborracharse hasta perder los sentidos. Zocar es una palabra polisémica, es decir, que tiene varios significados disímiles, que solo por el contexto de lo que se dice, escribe o escucha se puede entender. Puede significar borracho y también muy dedicado al trabajo. Ejemplos: «Anoche mi marido llegó zocado a la casa», es decir, que llegó borracho. «Hay que zocar antes de que llegue el invierno»; es decir, que hay que apresurarse, para tener preparado el terreno antes de la llegada de las primeras lluvias. «Estoy zocando…», significa estar angustiado, en apuros o aprietos en una situación determinada. La palabra «zocar» salta y brinca con sabrosura en el pico abierto de «pirucas», sastres, estudiantes, cantineros, mujeriegos, y se subraya en textos pornográficos acentuando sus matices subliminales.

Sin embargo, ese término, que pareciera propio de Centroamérica, se escribe indistintamente con «z» o con «s» en la literatura, en los periódicos y en las revistas. Veamos algunos ejemplos con «s»:

1) «Pero la tarde de un sábado había una balacera en la cantina del Porrón. Yo andaba socado y me paré en la mocheta de la puerta». (Jorge Eduardo Arellano, Kid Tamariz).

2) «Siempre tuve la inquietud de saber cómo me iría en este béisbol. Sabía que las cosas no serían fáciles, pero por fortuna he socado y espero continuar agitado para ayudar al equipo», señala Brant Alyea. (El Nuevo Diario, 4 de febrero de 1999).

3) Recientemente La Nación de Costa Rica publicó un editorial con el título «Socarse la faja», tal como está escrito aquí.

4) En Cuentos de barro, del escritor salvadoreño Salvador Salazar Arrué (Salarrué), abunda la palabra «socar» y «socado».

5) En la obra Vocabulario popular nicaragüense, de Joaquím Rabella y Chantal Pallais, aparece «socado (a)» y «socar», con «s».

6) Denis Meléndez, en su obra Costarriqueñismos y pachuquismos, aparentemente admite las dos escrituras: zocado y socado.

7) En sus poemas costumbristas, el poeta tico Domitilo Abarca, escribe «socar».

Viendo bien las cosas, se podría especular que algunos escritores prefieren escribir «socar», «socado (a)», en vez de «zocar», «zocado (a)», porque encuentran una identificación más cercana a la pronunciación propia de Hispanoamérica que a la española. La palabra «zocar», «zocado» nos resulta extraña y exótica. Y su pronunciación, también. Por otro lado, siguiendo la ruta semántica de la palabra «zocar», nos encontramos con «azocar», que es propia de un glosario para pescadores y marineros, que en caso de aféresis o supresión de sonidos al comienzo de la palabra, resulta «zocar». Azocar significa en el léxico marinero o naviero: «apretar» bien los nudos. ¿Será que «zocar» no es más que la aféresis de azocar? Los ticos se van al extremo, porque pronuncian «socao»: «Estoy bien socao» (borracho). ¿Será que nosotros creamos las acepciones y los académicos impusieron la ortografía de esta palabra en discusión? Ante esta disyuntiva, los formalistas y ortodoxos presionarán para que «zocar» siempre se escriba con «z», aduciendo el principio de autoridad del Diccionario de la RAE y la unidad de la lengua española.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: