Noticias del español

| |

| J. J. González
Hoy Digital (Badajoz,Extremadura,España)
Lunes, 30 de octubre del 2006

URBANISMO Y PELOTAZOS

Hasta la Real Academia Española no ha tenido más remedio que incluir una nueva acepción, la cuarta, a la palabra 'Pelotazo'. Lo ha hecho en su avance de la vigésima tercera edición. Así, 'pelotazo' no es ya sólo un golpe dado con la pelota, o un lingotazo de bebida alcohólica o el lugar en que ha caído a tierra un pájaro abatido por un disparo fácilmente reconocible por el conjunto de plumas agrupadas en el sitio. Pelotazo está ya 'legalmente' reconocido como una operación económica que produce una gran ganancia fácil y rápida, una operación puramente especulativa.


Gracias a muchos granujas, concejales y asesores jurídicos de urbanismo, la noble disciplina de la planificación del desarrollo de las ciudades se ha convertido en materia bajo sospecha y campo de cultivo municipal de todo tipo de bellaquerías y vilezas, precisamente por recalificar los campos de cultivo en terrenos urbanizables.

Es tan científica la definición de 'pelotazo' que ni siquiera puede ser considerada una calumnia por parte de aquellos a los que se imputa esta práctica. Puede considerarse socialmente un agravio o afrenta, pero no una acusación falsa cuando se describe una situación en la que se produce sensu estricto un pelotazo, es decir un negociazo, con la recalificación urbanística como bandera. Así, nadie puede escandalizarse cuando en Cáceres se define la operación de recalificación urbanística del solar de las Carmelitas como un pelotazo. Es, en efecto, un pelotazo y, además, de tomo y lomo. Lo es porque, si nadie lo remedia, alguien se va a forrar literalmente a costa de la veneración que sienten los ciudadanos por esos grandes almacenes que, como El Barça, son algo más que unos grandes almacenes. Son las catedrales del culto al consumo, y a muchos alcaldes y ciudadanos no les temblaría el pulso ni dudarían en autorizar o aplaudir el derribo de una catedral del siglo XV para montar un Corte Inglés. Todo por el progreso, aunque sea de pelotazo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: