Noticias del español

| | | | |

| momarandu.com, Argentina
Martes, 6 de marzo del 2007

UN NUEVO LENGUAJE: «AORA C SCRIBN SMS ACORTADO2»

Los avances tecnológicos y los fenómenos sociales vigentes promueven la aparición de nuevas formas de comunicación. La abreviación de palabras y la readaptación del lenguaje al espacio disponible en la pantalla de la telefonía móvil, se conjugan para impulsar un nuevo lenguaje de uso domestico: los mensajes de texto.


La aparición de los celulares, en un principio, significó un avance netamente tecnológico que se constituyó como una herramienta de comunicación ágil, personal y privada. Nunca antes había sido tan fácil localizar a una personas «esté donde esté». Pues bien, esta telefonía móvil desmoronó la barreras espacio-temporales y propició esta accesibilidad permanente y personalísima.

Sin embargo, con el paso del tiempo, el campo abarcativo de este nuevo elemento amplió sus alcances incorporando nuevas facilidades atrayentes para sus usuarios. Aparecieron los económicos y bien ponderado mensajes de texto, que resultaron un gran negocio para las empresas de telecomunicaciones y, por sobre todos los efectos, propiciaron el inicio de una nueva cultura comunicacional, un nuevo lenguaje adaptado al espacio disponible.

El envío de mensajes de texto se ha convertido en un fenómeno social y lingüístico. Cualquiera que haya intentado mandar un SMS —Short Message Service, en inglés, o servicio de mensaje corto— para las fiestas de fin de año, se habrá encontrado con una saturación del sistema. Tras la venta masiva de móviles, y los bajos costos de este tipo de mensajes instantáneos, millones de personas utilizan el sistema para mantenerse en comunicación permanente.

Pero no todos los usuarios de celulares se expresan igual. Los más jóvenes han adaptado su propio código a base de abreviar las palabras para conseguir introducir el máximo de información entre los 100 a 160 caracteres que caben en la pantalla. No sólo se abrevian palabras, sino que muchas veces se escriben letras pensando sólo en la fonética que ayuda a descifrar el mensaje, tales ejemplos como «xq» (porque), «no+» (nomás), «dsp» (después), «salu2» (saludos), entre millones más, que son usados a diario por los jóvenes como parte de su léxico convencional.

Este fenómeno lingüístico y social reflejada una nueva estructura de comunicación que, seguramente, a más de un lingüista le habrá traído un dolor de cabeza. He aquí una realidad, este nuevo lenguaje no podrá sustituir al idioma vigente en cada sociedad, pero esto no excluye su posible armónica coexistencia.

La edad de los usuarios es determinante a la hora de aplicar esta nuevo lenguaje. A qué padre, actualizado y portador de celular, no le ha ocurrido que recibe un mensaje de un hijo que dice: «ola pa, toy cco y ncsito $ TQM Salu2». Tras 15 o 20 minutos de análisis exhaustivo habrá logrado identificar que el mensaje decía: «hola papá, estoy seco y necesito dinero. Te quiero mucho. Saludos».

Debe señalarse que la capacidad de ahorro de los jóvenes, en lo que compete a la utilización de caracteres en un mensaje de texto, es asombrosa. El joven del ejemplo, en 36 caracteres resumió un mensaje que, en su estructura sintáctica tradicional, debería abarcar 65. Es evidente que este nuevo lenguaje tiene una funcionalidad excepcional entre aquellos usuarios que comparten sus códigos.

Sin embargo, quienes provienen de generaciones anteriores, que no han nacido en la «generación de las nuevas tecnologías» sino que han vivido su difícil transición, se ven obligados a incorporar parcial o totalmente este nuevo lenguaje para no quedar excluidos de una sociedad en permanente cambio y readaptación. Esta realidad se refleja tanto en personas de 40 años como de 60, quienes se ven obligados a ser portadores permanentes de esta nueva herramienta de comunicación.

Actualmente es habitual ver a personas caminando por las calles, con las cabezas gachas, abstraídas del mundo que las rodea, mandando y recibiendo mensajes de texto. Este fenómeno socialmente aceptado crea nuevos hábitos en la población, donde el nuevo lenguaje es uno de los efectos más perentorios.

La consultora Prince&Cooke realizó un estudio sobre el mercado de celulares donde especificó el impacto que produce el crecimiento en el uso de SMS y su implicancia en la vida cotidiana de los usuarios. Descubrieron que en 2003 sólo el 7 % utilizaba este servicio, en 2004 se incrementó a 45 %, mientras que en 2005 se superaron las previsiones y su utilización llegó al 80 % de los usuarios.

Esta tendencia demuestra que en la comunicación interpersonal de los tiempos vigentes, los SMS juegan un rol primordial que no sólo abarca hábitos y costumbres, sino que requiere de la incorporación de este nuevo lenguaje que posibilita «decir más con menos».

Muchos lingüistas y estudiosos del lenguaje, afirman que las expresiones aconsonantadas, las abreviaturas o el uso exclusivo de los verbos en el modo presente, han trascendido el marco de la pantalla del móvil entre los más jóvenes que empiezan a usar el mismo código en su escritura habitual. Sin embargo, este fenómeno no debería ser analizado en términos tan acabados y extremistas, pues este lenguaje aplicado a la escritura, difícilmente podrá remplazar al lenguaje de cada sociedad ante su imposibilidad de expresión oral.

La cuestión es que este nuevo código existe, y para quienes no han logrado aún comprenderlo e incorporarlo, deben saber que cuentan con un diccionario de mensajes de celulares llamado exo x ti y xa ti (Hecho por ti y para ti), que puede consultarse en http://www.diccionariosms.com.

Esta iniciativa recopila los términos y abreviaturas que utilizan los jóvenes para escribir en sus teléfonos móviles o cuando lo hacen en Internet. Una herramienta por demás útil para quienes deseen incorporar este nuevo lenguaje.

A modo de conclusión, se pueden aplicar una suerte de premisas del libro ¿Quién se ha llevado mi queso? Cómo adaptarnos a un mundo en constante cambio de Spencer Jonson, que dicen: «EL CAMBIO ES UN HECHO, el queso se mueve constantemente. ADÁPTATE RÁPIDAMENTE AL CAMBIO, cuanto antes se olvida el queso viejo, antes se disfruta del nuevo. ¡CAMBIA!, muévete cuando se mueva el queso. ¡DISFRUTA DEL CAMBIO!, saborea la aventura y disfruta del nuevo queso. PREPÁRATE PARA CAMBIAR RÁPIDAMENTE Y DISFRUTAR OTRA VEZ, el queso se mueve constantemente».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: