Noticias del español

| | |

|

Graciela Melgarejo

La Nación.com (Argentina)

Lunes, 13 de agosto del 2012

TRADUCIR Y CORREGIR, OFICIOS TERRESTRES


No es raro que sean los propios interesados, los traductores y los correctores, los que salgan a explicar por qué es tan importante lo que hacen. Aunque su tarea es fundamental y hasta imprescindible, poco se conoce de ella. 


En el caso de los traductores, la norteamericana Edith Grossman pone un poco las cosas en su lugar en su libro Por qué la traducción importa (Katz Editores, 2011, traducción de Elvio E. Gandolfo), texto recomendado semanas atrás por adncultura, una recomendación que mucho se agradece. Grossman, que entre muchas otras obras tradujo al inglés el Quijote y la poesía del Siglo de Oro español —y a quien el crítico literario Harold Bloom llamó la «Glenn Gould» de la traducción—, dice que su intención es «estimular una consideración nueva de un área de la literatura que demasiado a menudo es ignorada, incomprendida o tergiversada», porque «la traducción siempre nos ayuda a saber, a ver desde un ángulo distinto, a atribuir un nuevo valor a lo que alguna vez puede haber sido desconocido». Se queja, y con bastante razón, de «la tendencia lamentable de demasiados editores a tratar a los traductores con displicencia o a desestimarlos como irrelevantes» y de que parezcan, los traductores, «ser una parte familiar del paisaje natural: tan comunes y habituales que corremos el riesgo de volvernos invisibles».

Si esto pasa con los «mediadores» en lenguas desconocidas para los lectores, qué ocurrirá con los correctores, que llegan siempre, como los bomberos, para apagar los fuegos de las erratas y los errores en los textos. Por eso fue tan oportuno el correo electrónico del lector Guillermo Bellotti, del 6/8, titulado «Sobre los correctores, su Congreso y Gabo». Escribió Bellotti: «Es interesante el dato sobre la realización del Congreso de Correctores de Textos en Español en Guadalajara. Me recuerda otro que da el propio Gabriel García Márquez, como testimonio de sus errores, no de sintaxis sino de ortografía. Él mismo se encarga de aclararlo en su libro Vivir para contarla (Debolsillo, 2005, pagina 174) al hablar de su paso por el bachillerato: «Hoy me doy cuenta de que (el Hermano Reyes) tenía razón. Sobre todo por la ortografía, que fue mi calvario a lo largo de mis estudios y que sigue asustando a los correctores de mis originales. Los más benévolos se consuelan con creer que son torpezas de mecanógrafo».

 […] 

 

Leer el artículo completo

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: