Noticias del español

| | | |

| Pedro Albornoz
Los Tiempos (Cochabamba, Bolivia)
Domingo, 22 de octubre del 2006

SOBRE LOS USOS Y DESUSOS DEL LENGUAJE

El Encuentro de Escritores Iberoamericanos del 2006 ha elegido el tema de la lengua pensando en que la materia prima básica de la producción literaria es la lengua, entendida ésta como sistema de signos.


A lo largo de sus anteriores tres versiones, el Encuentro de Escritores Iberoamericanos promovió la reflexión teórica sobre la literatura contemporánea actual así como un acercamiento entre el público y los autores más destacados en el campo de las letras. Con esta finalidad, cada uno de los encuentros se concentró en torno a un tema común, eje alrededor del cual los invitados debían exponer el producto de sus reflexiones y vivencias.

De esta manera, en su versión actual, el evento se enfocará en los Usos y Desusos de la Lengua. El tema fue elegido pensando en que la materia prima básica de la producción literaria es la lengua, entendida ésta como sistema de signos y reglas combinatorias que permite la codificación y decodificación de información.

Sobre los textos

El uso de la lengua permite diferenciar los textos producidos de acuerdo a registros que van desde lo formal a lo informal, atravesando diversos estadios intermedios, adecuándose a tres variables determinantes: tema del discurso, tenor (relación entre participantes) y modo (canal de comunicación). La combinación de estos elementos permite la adaptación de las reglas lingüísticas a distintos contextos, dependiendo de la elección del emisor/autor, de acuerdo a sus circunstancias. Así, a partir de un número finito de elementos combinatorios, se puede obtener una variedad casi infinita de registros que permiten crear textos científicos hasta el literarios; donde el primero se enfoca en lo descriptivo y objetivo, con gran precisión y lógica, el otro posee una gran medida de subjetividad y posibilidades estéticas, que permiten construir un estilo autoral distintivo. A su vez, es justamente esta posibilidad de distinción a partir de los giros particulares lo que impulsa a los literatos en su producción, contribuyendo a innovar y enriquecer la literatura, a partir de la búsqueda y experimentación con el lenguaje.

Un grupo heterogéneo

De esta manera, para el IV Encuentro de Escritores se pensó que era necesario reunir un grupo heterogéneo y representativo del quehacer literario actual para permitir el acercamiento, la reflexión y mayor comprensión de la situación actual en el campo de las letras. Entre los invitados que presentarán ponencias, se cuenta con la presencia de narradores de gran talla, como ser Santiago Roncagliolo, ganador de la más reciente versión del Premio Alfaguara con Abril Rojo. En esta obra, Roncagliolo adapta el género del thriller a un entorno latinoamericano rural, audazmente combinando el lenguaje objetivo y descriptivo indispensable para obras de este tipo, con breves textos repletos de errores ortográficos y sintácticos en función de establecer un diálogo entre el protagonista/héroe de la novela, y el villano anónimo. Asimismo, también participa la boliviana Luisa Fernanda Siles, autora de El diablo y la mujer que vuela y El agorero de sal, dos obras tajantemente distintas: donde la primera recurre a un estilo narrativo convencional y un lenguaje arcaico para relatar eventos ocurridos a principios del siglo XX, la segunda explora, de forma constante, distintas estrategias lingüísticas narrativas que remiten a Saramago, Puig y Cortázar.

El Centro Patiño elaborará una memoria con las ponencias Letras heterogéneas de Argentina, Chile y Bolivia

Entre los narradores jóvenes invitados al IV Encuentro Latinoamericano de Escritores, también se cuenta con la presencia de Patricio Jara y Gonzalo Garcés, Emilio Martínez y Gary Daher que, si bien recurren al español estándar, poseen estilos tajantemente distintos entre sí: mientras Jara se enfoca más en la descripción de los eventos, logrando perfilar claramente los personajes en sus obras El Mar Enterrado y El Sangrador, Garcés dirige su atención hacia los mundos internos de sus protagonistas en El Futuro y Los Impacientes, creando obras intimistas. A su vez, Martínez, se centra más en la dimensión lúdica que ofrece el lenguaje, haciendo uso de la paradoja y el oximorón, como lo hace en Cartografías y Macabria y otros cuentos.

Dos potentes voces

Entre otras invitadas representativas de la narrativa contemporánea de mujeres se hallan Claudia Peña, autora de El Evangelio Según Paulina y Que Mamá no nos Vea, y Giovanna Rivero, ganadora de la anterior versión del concurso de cuento Franz Tamayo, con Dueños de la Arena. Ambas escritoras son dueñas de potentes voces claramente identificables como de mujer; así mismo, recurren constantemente a la ironía y al humor negro.

Sin embargo, ninguna recurre a una sola estrategia narrativa de manera constante, lo que hace que cada uno de sus cuentos posea un tono propio. Por su parte, Rivero gusta de crear desenlaces sorpresivos, mientras que Peña parece preferir de la introspección.

Finalmente, el encuentro reúne a dos destacados críticos bolivianos, Rubén Vargas, también poeta, y Ana Rebeca Prada, cuyas ponencias contribuirán a promover una comprensión sobre el quehacer literario, desde sus perspectivas personales.

Como producto final del IV Encuentro de Escritores Iberoamericanos, se elaborará una memoria con las ponencias expuestas así como reflexiones desde la crítica, la literatura y el periodismo. El evento se llevará a cabo entre el 25 y el 28 de octubre en el Centro pedagógico y cultural Simón I. Patiño. Existe un blog dedicado al encuentro (http://foroescritores.blogspot.com), donde el público podrá hallar mayor información sobre este singular acontecimiento.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: