Noticias del español

|

| Francisco Manetto
El País, España
Domingo, 16 de diciembre del 2007

‘SMSHABLANTES’

La lengua abreviada de los mensajes de móvil, que cumplen 15 años, se convierte en el esperanto de los adolescentes


¿En cuánto espacio cabe una declaración de amor? Para decenas de miles de adolescentes son suficientes dos letras: Tq. Ésa, al menos, es la manera más frecuente de decir «Te quiero» cuando se escribe un SMS, el short message service nacido hace 15 años de la mano del ingeniero estadounidense Neil Papworth. Y es que los 25.000 millones de mensajes cortos de teléfonos móviles que se envían anualmente en España podrían convertirse en una especie de barómetro sobre el estado de salud del castellano. Porque expresiones como Kdms? (¿quedamos?), Toy zzz (estoy dormido), Nt1d (no tengo un duro), Toy :) (estoy feliz) o Bs (besos) se han convertido en palabras y frases habituales para la mayoría de los estudiantes, que, además, suelen entablar sus primeras relaciones interpersonales en ese terreno comunicativo. ¿Está condenado el español a un inexorable empobrecimiento? ¿O asistimos al nacimiento de un nuevo lenguaje?

«Para mí, es más bien cuestión de ahorrar espacio y dinero», argumenta la madrileña Laura Blázquez, de 17 años y estudiante de Secundaria. En un SMS caben unos 160 caracteres y enviarlo cuesta de media 15 céntimos. «Condensando las palabras e incluyendo símbolos puedes decir mucho más». El ahorro es una de las razones que destaca en un estudio también la empresa estadounidense Tegic Communications (ahora Nunance), que diseñó ese diccionario predictivo llamado T9. Así, señalan, más del 70 % de los franceses menores de 24 años utilizan esta escritura abreviada.

En España, sin embargo, todavía no hay datos tan precisos al respecto. La Real Academia Española se desvincula de alguna manera de este fenómeno, mientras que algunos investigadores tratan de analizar su dimensión sociológica. Para Joaquín Marín Montín, docente de la Universidad de Sevilla, el lenguaje de los SMS y los chats constituyen «una de las señales de identidad de la juventud que ha crecido en la última década». Y los riesgos de ese torrente de signos a medio camino entre el telegrama y la taquigrafía sería «sustituir la comunicación directa, uno de los aspectos más importantes para el crecimiento», añade.

De todas formas, incluso este código que algunos consideran una «aberración del lenguaje» ha desarrollado unas normas. «Desaparecen las tildes, se incluyen grafías en inglés, se interpretan las letras en función de su contexto, se utilizan onomatopeyas… Así, se puede sacar partido a este código especial», destaca en un trabajo la profesora de Secundaria Carmela Domínguez Cuesta. De otra opinión es el lexicógrafo José Martínez de Sousa. El autor del Diccionario de usos y dudas del español actual lo deja claro: «No se trata de estar a favor o en contra de este fenómeno, porque es una realidad. Pero el lenguaje de los SMS no aporta nada a la comunicación ni a la comprensión», cuenta. «A duras penas conocemos el lenguaje ordinario, hay muchos matices que se nos escapan y hacen que no nos entendamos. Parece que simplifica la lengua, pero complica la comunicación», explica.

Mientras tanto, Laura, que en esta misma página traduce a un formato SMS el presente texto, seguirá usándolo: «Por practicidad. Aunque, a lo mejor, si las compañías telefónicas nos regalaran los mensajes, seguiría haciéndolo. Porque ya no podría escribir un mensaje de otra manera».

'Smshblnts'

N cnt spcio kb 1 dclrcion d amr¿? Xa dcnas d mls d adlscnts sn sfcnts 2 ltrs: Tq. Esa, al -, s la mnr + frqent d dcr Te quiero cnd se scrb 1 SMS, l Short message servce ncid ac 15 añs d la mn dl ingniero stdunidns Neil Papworth. Y s q ls + d 25.000 myns d sms d tlfns mvls q se nvían anualmnt n spñ pdrían cnvrtrs n 1 spcie d barómtr sbr l std d slud dl cstyano. Pq xprsions cm Kdms? (¿quedamos?), Toy zzz (estoy dormido), Nt1d (no tengo un duro), Toy :) (estoy feliz) o Bss (besos) s an cnvrtd n plbrs y frss abituals xa la myría d ls stdiants, q, ad+, sueln ntblar ss 1as rlcions intrprsnls n s treno cmnktiv. Stá cndnd l spñl a 1 inxorabl mpbrcimnto¿? O asstims al ncimnt d 1 new lnwag¿?"Xa mí, s + bn qestión d aorar spcio y dnr", argmnt la mdrlñ Laura Blázquez, d 17 añs y stdiant d Sqndria. N 1 SMS, kbn 1s 160 crctrs y nviarl csta d mdia 15 cénts. "Cndnsnd ls plbrs e incluynd smbls, pods dcr muxo ". L aoro s 1 d ls rzns q dstk n 1 stdio tb la mprsa stdunidns Tegic Communications (aora Nuance), q dsñó s dic prdictv ymd T9. Así, sñln, + dl 70% d ls frncss mnrs d 24 añs utlzn a diario sta scrtr abrvd.N spñ, sn mbrg, tdv n ay dts tn prcss al rspct. La RAE se dsvnql d alg1 mnr d st fnmn, mntrs q algns invstgdrs trtn d anlizr su dmnsión sciolgk. Xa Joaquín Marín Montín, dcnt d la Uni d Sviy,l lnwag abrviad d ls SMS y ls xts cnsttyn "1 d ls sñls d idntdd d la jvntd q a crcdo n la últ dkda". Y ls rsgs q akrea s tornt d sgns a mdio cmn ntr l tlgrm y la tkigrfía sría "ssttuir la cmnikción drct, 1 d ls aspcts + imxtnts xa l crcmnt", añad.D tds frms, incls st cdg q algns cnsidrn 1a "abración dl lnwag" a dsaryad 1as nr+. "Dsprcn ls tlds, se inclyn grfías n ngls, se intrprtn ls ltrs n fnción d su cntxt, se utlz0n onomtpys… Así, s pued sakr partd a s kdg spcl", dstk n 1 trbj l prof d ESO Carmela Domínguez Cuesta. D ota opnión s l lxcgrf José Martínez de Sousa. L autr dl Dicionrio d uss y duds dl spñl actual lo djaclr: "N se trt d str a fvr o n cntr d st fnmn. xq s 1 realdd. Xo l lnwaj d ls SMS n axta nd a la cmnkción ni a la cmprnsión", cnt. "A duras pns cncms l lnwag ordnrio, ay muxos matcs q se ns skpn y acn q n ns ntndms. Prc q smplfk la lnwa, xo cmplk la cmnkción", xplk.Mntrs tnto, Laura, q n st msm pgn trduc a 1 frmt SMS l prsnt tx, sguirá usndl: "X prctcdd. A1q a lo mjr, si ls cmpñías tlfnks ns rglrn ls SMS, sguiría acndl. Xk ya n pdría scrbr 1 SMS d otr mnr".

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: