Noticias del español

| | |

|

Ana Mendoza

Agencia Efe

Rinden homenaje a Manuel Seco, gran lexicógrafo español.


Varias generaciones de hispanohablantes han superado más de un apuro lingüístico gracias al Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, de Manuel Seco, uno de los grandes lexicógrafos españoles al que hoy han rendido homenaje académicos y profesores universitarios.


El acto, «familiar y entrañable», como lo ha definido el director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, tenía como «pretexto» la publicación del libro Estudios de lingüística española. Homenaje a Manuel Seco, que reúne numerosos artículos relacionados con la obra de quien está considerado como la personificación viva del amor por la lengua española.

Las diferentes facetas de Manuel Seco (Madrid, 1928), miembro de la Real Academia desde 1980, fueron desgranadas en la sede del Instituto Cervantes por el propio García de la Concha, por el director de la RAE, José Manuel Blecua; el académico y también lexicógrafo Pedro Álvarez de Miranda, y el responsable de la edición del libro, Félix Rodríguez.

Para Rodríguez, no cabe duda de que Seco es el lexicógrafo español más destacado, entre otros motivos por su monumental Diccionario del español actual, fruto de 30 años de trabajo y realizado en colaboración con Olimpia Andrés y Gabino Ramos.

Y si ese diccionario es importante, el de «dudas» es el libro «más influyente en el mundo hispánico». Se publicó en 1961 y se reeditó diez veces. En 2011, Seco revisó y actualizó por completo su contenido y la obra pasó a llamarse Nuevo diccionario de dudas y dificultades del idioma.

Ante numerosos amigos, discípulos y familiares, Seco agradeció emocionado el homenaje y recordó que su pasión por la lengua se la debe en cierto modo a la guerra civil española.

Cuando estalló la guerra, Seco y sus hermanos fueron acogidos por un tío suyo diplomático en Gran Bretaña, y el primer libro que se compró allí fue un diccionario.

Cuando regresó a España, le había tomado «afecto a los diccionarios, que reflejan gota a gota el mundo de la mano de las palabras», y descubrió que un diccionario «no solo se consulta sino que se lee con la pasión» con que se leen las grandes novelas.

Seco no se olvidó de los «excelentes profesores» que tuvo a lo largo de su vida, entre ellos Rafael Lapesa, «el hombre más sabio y noble» que él conoció.

Fue Lapesa el que, en 1962, lo llamó para trabajar en el Diccionario Histórico de la Lengua Española, esa especie de «inventario total del léxico de todas las épocas» que preparaba la Academia. Llegó a ser director de ese gran proyecto, que en 1996 se suspendió. «Es deplorable que la Academia no llegara a ser consciente de la importancia del proyecto», se lamentaba hoy Manuel Seco.

Lo cierto es que, años después, y ya con la ayuda de las nuevas tecnologías, la Academia retomó el Diccionario Histórico, que dirige actualmente José Antonio Pascual.

Los artículos reunidos en el libro Estudios de lingüística española constituyen una muestra de admiración y gratitud por el magisterio ejercido durante decenios por Manuel Seco. En él han colaborado, entre otros expertos, Ignacio Bosque, Manuel Casado Velarde, José Antonio Millán y Pilar García Mouton.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: