Noticias del español

| |

| Cándido Alvarado Muñoz
laprensa.hn, Honduras
Jueves, 28 de octubre del 2010

RELLENOS DE LA LENGUA

Lo histórico es lo averiguado, lo comprobado, lo cierto, por contraposición a lo fabuloso o legendario. También es lo digno —por la trascendencia que se le atribuye— de figurar en la historia.


El descubrimiento del ADN es histórico. Lo mismo se podría decir de la llegada del hombre al espacio sideral. Otra acepción de lo histórico es todo aquello que pertenece o se relaciona con la historia: el invento de la pólvora es un hecho histórico. Afirmar que el Gobierno tiene una deuda histórica con el Seguro Social no es digno de apuntarlo en la historia, es sólo un relleno para tratar de hacer más relamido el mensaje; lo que más cabe decir es que el Gobierno tiene una vieja deuda con el Seguro, pues no se piensa que ese compromiso del Estado con esa institución de asistencia médica vaya a ser registrado como un hecho trascendental en la historia de Honduras. Lo viejo, lo antiguo, no necesariamente es histórico.

«Es un evento que se celebrará en el marco de la reunión de las autoridades universitarias con los profesores», «La rectora entregó los títulos en el marco de la graduación». Parece que el tal en el marco de se ha vuelto una muletilla nada amistosa con los lectores; pues si el receptor observa que si se les quita ese sintagma a estos enunciados en nada cambian sus significados: «Es un evento que se celebrará en la reunión de las autoridades universitarias con los profesores», «La rectora entregó los títulos en la graduación».

Hace unos días una funcionaria dijo que don Pepe Lobo estaba haciendo grandes cosas a presidir un Gobierno atípico. Según el DRAE, atípico es un adjetivo referido a cosas que por sus características se aparta de los modelos representativos o de los tipos conocidos. Lo atípico es todo aquello que no encaja en un tipo o modelo. Naturalmente que la dama desconoce este concepto; o quizá en verdad considera correctamente lo que afirma. Ahora bien, esos desórdenes que se están viendo en los cambios climáticos sí que son atípicos, anormales, extraños, raros. Pero de ninguna manera un seguidor de alguien podría asegurar que la gestión de su líder es atípica.

En uno de estos apuntes ya se había hecho un señalamiento sobre el sintagma a lo interno. Pero su reincidencia merece retomar algún comentario. Muchas personas «cultas» aseguran que «hay problemas a lo interno del movimiento obrero». En primer lugar, sintácticamente no es usual esta forma; y luego lo conciso es «hay problemas en el movimiento obrero». Un reportero radial dijo que los cuerpos habían quedado a lo interno del bus, ¡verdadera abolladura al español! A lo interno es un relleno innecesario y sandio. Y lo mismo sucede con al interior en frases como «no hay entendimiento al interior de la federación de estudiantes». Al interior expresa destino: «voy al interior del país a pasar vacaciones». Es más directo y correcto: «No hay entendimiento en la federación de estudiantes».

Aunque posicionar es tomar posición, no siempre es sinónimo de colocarse, ubicarse, ponerse. Es un verbo muy nuevo, significa 'adoptar una determinada actitud ante algo'; por ejemplo: «La Iglesia católica se ha posicionado en contra del aborto», o sea, que esa institución ha adoptado esa posición. Pero resulta innecesario como equivalente de colocar o situar casos, como que «El Hispano se posiciona como subcampeón», pues aquí lo mejor es decir que «El Hispano se sitúa como subcampeón», porque ese equipo no adopta ese lugar, lo alcanzaría con su esfuerzo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: