Noticias del español

| | |

| Ana Istarú
elfinancierocr.com Costa Rica
Lunes, 18 de mayo del 2009

PUERTORRIQUEÑO SE ESCRIBE EN CASTELLANO

El día que nos lo arrebaten nos habrá tomado ya tarde para sacar pecho por él: el castellano.


Los puertorriqueños lo defienden como los holandeses su territorio de la rapacidad del mar. El derecho a comerse su comida en español. Hay muchos que pagaron allí caro por su lucha, retorciendo los barrotes de una cárcel, masticando la cólera salada de su soberanía rota, diciendo tercamente en español: rufianes, bellacos, bribones.

En sus universidades doctas, antiguas, bellísimas, en las que impartieron el privilegio de sus clases Juan Ramón Jiménez o Pedro Salinas, se atrincheró el idioma, resistente a más de un siglo de invasión. Quién nos obliga, pienso, a usar ropa casual, cuando todavía existe ropa informal en español.

A entregar aquello de lo que aún nadie busca despojarnos. Recuerdo mi seca discusión, no sé por qué, con un desconocido con quien coincidí en una carnicería de postín. El, que un billón eran mil millones, y yo que no, que un billón en la lengua enamorada de Garcilaso de la Vega es un millón de millones y no hay quite.

«Un billón, en la lengua enamorada de Garcilaso de la Vega, es un millón de millones.»

Me miró con desprecio. Yo sé por qué. Yo sé lo que reside en el subsuelo de su razonamiento: un ¿quién tiene razón, el inglés o el castellano? Yo, que no me avergüenzo de mis raíces, seguiré escuchando en sueños la palabra maravedí, pensando en español, defendiendo la premonición a la inversa de la ortografía, donde al morderla saboreo aún sus orígenes griegos, árabes, latinos, la materia de la que estamos hechos. Hace poco escuché a un joven chileno pedir: «pásame el plumón». Yo, que vivo aquí, muerta de envidia solo pude pasarle un pilot.

La lengua cambia, lo sé. Siempre lo ha hecho, porque está viva. Lo que no entiendo es para qué cercenarle una palabra, un giro, una construcción sintáctica, y emplastarle otros completamente ajenos. Entendámonos: el kiwi será kiwi, estamos de acuerdo. Es lógico: no hay de otra. ¿Pero accesar? ¿Accesar? ¡Por favor! ¡Ahí estaba acceder, acurrucadita, lista!: 'entrar en un lugar o pasar por él, tener acceso, alcanzar…'

¿Accesar? No. No accedo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: