Noticias del español

| |

|

Cándido Alvarado Muñoz

www.laprensa.hn, Honduras

Viernes, 4 de marzo del 2011

PREMIOS ÓSCAR U OSCAR


Una nota en Internet afirma: «Ayer les comentamos acerca de la situación crítica que está viviendo Nokia. Pero hoy los empleados de la corporación se llevaron una sorpresa cuando recibieron un memo firmado por Stephen Elop, el CEO de esa empresa».


  Pero también en los medios de comunicación nuestros, más que todo escritos, ya se comienza a hablar del tal CEO. Ésta es la abreviatura inglesa de «Chief Executive Officer», que adaptada al español sería el director ejecutivo, o sea el encargado de máxima autoridad de la gestión y dirección administrativa en una empresa; como quien dice, es la persona de mayor autoridad dentro de la dirección diaria de una corporación. Pero por aquello de la globalización, pronto (igual que mánager) tendremos este nuevo miembro en el español. Entretanto, son muchas las personas que desconocen el significado del «elegante» CEO.

 

Dice una nota: «Las empresas outsourcing evaden en México 528,588 millones de pesos equivalentes a 6.3 por ciento del producto interno bruto (PIB)». El anglovocablo outsourcing significa, entre otras acepciones, empresa que contrata a una agencia o firma externa especializada para hacer algo en lo que aquella no se especializa. Es evidente que eso de outsources suena más «fino» que subcontratistas -o tercerización– pues, en la práctica, éste es el significado de outsources. Es interesante aclarar que en outsources va implícita la idea de movilizar recursos hacia una empresa externa por medio de un contrato. Pero por eso de la imitación no faltará que de repente alguien salga diciendo que las personas encargadas del barrido de calles de San Pedro Sula trabajan por medio de un outsource, en vez de un subcontratista municipal.

 

El avance de la internacionalización del léxico al que se exponen los individuos en la actualidad explica la abundancia de préstamos, especialmente del inglés. Cualquier persona sabe qué significa que un libro sea best seller, que en ese restaurante venden comida gourmet. Pero estos préstamos, por su continuo empleo, casi siempre se sujetan a variaciones hasta que finalmente se adaptan a la morfología de la lengua sustrato (invadida), pues en vez de gourmet también se puede decir gurmé. Otras palabras se quedan exactamente como vinieron de su lengua superestrato (invasora), como ocurre con chance que en francés significa oportunidad o posibilidad de lograr algo; por cierto, esta lexía admite el femenino y el masculino: tuve el chance de triunfar o tuve la chance de triunfar.

 

Y lo mismo sucede con best seller, pues nadie habla de libro de superventas o de éxito editorial, que en realidad es lo que significa en español.

 

Una modificación se presenta con el plural de muchos ingresos; algunos son variables, pero otros no. Un ejemplo es el de Óscar -ese galardón que concede anualmente la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Hollywood (Estados Unidos) a la mejor película, interpretación, dirección, etc.- que tal vez por su origen no nos preocupamos por aceptar y emplear la grafía y fonética españolas; no obstante, la Real Academia Española hace la siguiente aclaración: «El nombre de este premio cinematográfico está tan arraigado en la lengua española que se atiene a las normas de acentuación convencionales. Al ser una palabra llana acabada en r, debe llevar tilde en la o, y al tratarse de un nombre propio, debe escribirse con mayúscula inicial. El plural es Óscares (es incorrecta la forma Óscars), con tilde por ser esdrújula y con terminación de plural en -es por acabar en consonante. Sin embargo, si se antepone el sustantivo premio, el plural permanece invariable: «Los premios Óscar de este año se entregaron el 27 de febrero. Hay artistas que ya llevan varios Óscares».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: