Noticias del español

| | | | | | |

| Emilio Bernal Labrada
La Opinión, Los Angeles, (EE. UU.)
Domingo, 17 de agosto del 2008

NUESTRO IDIOMA DE CADA DÍA: MITADES, MEDIO Y MEDIANOS

Nuestro idioma de cada día


«El peatón se encontraba en la mitad de la calle cuando lo atropellaron». «El empleado estaba en la mitad de su trabajo cuando lo agredieron». «Estamos en la mitad de la campaña electoral».


Bueno, no tengo que decirles que estas «mitades» están muy sospechosas. Es más, es seguro que no proceden de un castellano espontáneo y natural, sino literalmente traducido de middle. ¿Por qué?, se preguntarán muchos. Bueno, porque «la mitad» es una parte, una fracción, en tanto que «el medio» es un lugar, un momento. O sea que estas frases no están «medio» equivocadas, sino totalmente. Para variar, nuestros amigos los voceros de la noticia están pensando en inglés, puesto que nadie que se haya criado hablando la lengua de Cervantes se expresa así.

Diríase, más bien: «El peatón se encontraba "en medio" de la calle…», «El empleado se encontraba 'en pleno' trabajo…», y «Estamos "a mediados" de la campaña…».

Pero nada, es muy posible que exigirles a los difusores de tales atentados idiomáticos que escojan con más cuidado sus palabras puede no ser «medio» difícil, sino total y absolutamente.

Por cierto, que «a mediados» de la última emisión noticiera nos dijeron que «un tornado destruyó tres hogares». Así que, para variar, ¡seguimos copiando los errores del inglés! Como si no nos bastara con los propios.

Ellos dicen homes cuando debieran decir houses y nosotros les celebramos la gracia copiándolos.

Creo que los hogares no se destruyen con fenómenos naturales sino, en todo caso, defectos humanos.

Otra noticia que nos sobrecogió «de medio a medio» fue la de que el recién fallecido senador «Jesse Helms "sirvió" 30 años». Entonces, el resto del tiempo, ¿no sirvió? ¿Broma de sus contrarios políticos… o de un malicioso locutor?

¿No será que Helms «fue legislador», «congresista» o «prestó servicios al gobierno de EE. UU.» durante ese plazo?

Pero, pasando del «medio al entero», vemos que los ediáticos (y lunáticos) funden y difunden cada vez más la frase «todo el mundo» (copiada de the whole world) como sinónimo de «todo el planeta» o mejor, de «el mundo entero». Pequeño problema: en español «todo el mundo» se usa para indicar la presencia de mucha gente, de gran concurrencia. «Todo el mundo se dio cita ahí» no significa, pues, que estaba la totalidad del planeta, sino gran número de personas.

Pero ya sabemos que es más fácil traducir palabras que pensar, así que aquí estamos, en «medio» de un dilema: aplicar la ley del menor esfuerzo y expresarnos «a medias» en espanglés, o bien hacer un leve esfuerzo y respetar la lengua que se habla por el «mundo entero» (y sí, en este caso, por casi «todo el mundo») —como se merece la que un día inspiró a Cervantes—.

Emilio Bernal Labrada, de la Academia Norteamericana de la Lengua y la Real Academia Española, es autor de La prensa liebre o los crímenes del idioma.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: