Noticias del español

| |

| Tito Balza Santaella
laverdad.com, Venezuela
Domingo, 22 de agosto del 2010

NOTÍCULAS EN ESPAÑOL

Es correcto empezar un texto con mayúscula, después de dos puntos? Desde luego que sí, en algunos casos.


La Real Academia Española y otros tratadistas precisan los casos en que resulta obligatorio el uso de mayúsculas después de dos puntos. Esos casos son: 1º) En los decretos, bandos y edictos, al final de cada motivo o fundamento de la resolución. Ejemplo: Considerando: Que el señor Fulano de Tal…; 2º) La primera palabra de toda cita textual, verbigracia: Simón Bolívar dijo: «Moral y luces son nuestras primeras necesidades»; 3º) Cuando se hace reproducción de diálogos, con expresiones supuestamente textuales dichas por un personaje, así: Pedro dijo: No puedo comprender esta situación; 4º) En las certificaciones y memoriales: Por la presente se hace constar: Que el señor Fulano de Tal…; 5º) La primera palabra que introduce el discurso, después de locuciones de saludo, como: Señoras y señores: Es para mí un honor intervenir en esta asamblea…; y 6º) La primera palabra con la que se inicia una carta, después de la expresión que sirve a manera de saludo, ejemplo: Querido amigo: En consideración a su amable de fecha.

Se ha venido haciendo hábito la no pluralización de los apellidos y así oímos: Llegaron los Castro; se fueron los Fonseca.

Ninguna razón gramatical hay para no pluralizarlos. Ellos son nombres apelativos, pues se aplican a todos los miembros de una misma familia y deben, como cualquier otro sustantivo, someterse a las normas generales de la lengua y pluralizar en la medida en que lo permita su estructura. Vaya adelante la opinión que al respecto emitió Rufino José Cuervo: «Jamás se dará una explicación lógica y racional de la construcción "Los Guevara", por ejemplo… No falta quien, para aclarar este punto, embuta entre los y Guevara una larga cáfila de palabras diciendo: Los señores o sujetos que tienen por apellido Guevara; explicación tan ingeniosa que canoniza disparates como "los árbol": los objetos que tienen por nombre árbol».

Afirmados en la certeza de que los apellidos pluralizan, como cualquier otro sustantivo de la lengua, deben tenerse en cuenta estas observaciones: 1. Los apellidos terminados en -s no adoptan forman especiales para el plural: Llegaron los Santos; salieron los Pinós; 2. Los terminados en -z pluralizan si son agudos: Nos visitaron los Ruices; y no adoptan formas especiales los no agudos: Nos acompañarán los Martínez; Los Sánchez tienen una casa en Trujillo; 3. Al designarse por sus nombres propios dos o más individuos del mismo apellido, éste ira en singular: Encontré en la barbería a Jairo y a José Berrueta (no Berruetas); 4. Hay apellidos que, por su forma, al pluralizar producen inevitables equívocos. Para no caer en confusiones, debe el hablante o escritor valerse de cualquier ingenioso y válido recurso. Si se pluraliza Rey, da Reyes, que es otro apellido. Hay Castellano y Castellanos; Barrera y Barreras; Cabeza y Cabezas.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: