Noticias del español

| |

| Daura Vera
La Opinión de Tenerife, España
Lunes, 11 de enero del 2010

NO CUESTA TANTO

Comenta el lingüista Pancracio Celdrán Gomariz que la educación pública ya no es propia de las aulas de siempre, si no de la radio, la televisión y la calle.


Supongo que algo tendremos que ver también aquellos que hacemos prensa, aunque se nos atienda menos. Este razonamiento de Gomariz está presente en su Hablar bien no cuesta tanto, una obra que vio la luz hará un año, que traza un recorrido por la lengua española y sus curiosidades, y que me ha caído en Reyes. Se trata de una segunda llamada de atención a los medios de comunicación, radio y televisión en especial, tras haber publicado Hablar con corrección y echarla en saco roto —resulta irónico observar que esta expresión no aparece comentada en ninguna de las más de cuatrocientas páginas de este segundo trabajo, tuve que acudir al Diccionario de la Real Academia Española para demostrar que «caer en saco roto», como se escucha a menudo, no era correcta—.

Gomariz insiste en que es necesario poner al frente de la radio y la televisión a profesionales que dominen la lengua patria, pues existe el riesgo de que la audiencia, que la toma como referencia, caiga cada vez más en el abismo de la ignorancia. Así que cierta razón tiene el lingüista al decir que los medios instruyen al pueblo. Sin ir más lejos, se pueden tomar expresiones explotadas o incluso mal empleadas de cualquiera de ellos, como «presunto» y toda su familia, léxica. La discusión sobre el término lleva a un pozo sin fondo, porque tanto el diccionario Clave como el de la Real Academia coinciden en que se trata de persona a quien «se considera posible autor de un delito antes de ser juzgado». Sin embargo, expertos de la lengua y del derecho consideran más adecuado usar los adjetivos «posible» o «acusado». No resulta exagerado haber leído o escuchado que «Fulanito presuntamente tiró a su gato por la ventana» (¡qué bonitos nuestros adverbios en –mente!). En cualquier caso, le recordamos a nuestros compañeros de profesión que los sinónimos forman parte de la riqueza de nuestra querida lengua.

Sin embargo, esta guía práctica me plantea alguna duda, como que afirmar que existen faltas de ortografía orales, hecho que parece insostenible ya que la ortografía sólo puede referirse al correcto uso de la escritura (la representación gráfica de la lengua). Lo más recomendable sería decir que cometemos errores en la ortofonía, como cuando pronunciamos «frega» en lugar de «friega».

Para coronar el pastel, compartiré la explicación que el experto expone sobre frases y dichos populares curiosos, como «haber pasado más navidades que nochebuenas», referida a un solterón o solterona que no espera casarse (véase el doble sentido). Y, al contrario de lo que muchos creen, «metérsela a alguien doblada» significa engañar pero porque se dice una cosa y se siente otra, así «doblada» viene de doblez, falsedad. Demostrado entonces, no cuesta tanto hablar bien, sigamos aprendiendo.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: