Noticias del español

| |

| Álvaro González
www.informativos.telecinco.com, España
Martes, 6 de noviembre del 2007

Ñ, UNA LETRA POLÉMICA

El sonido «ñ» no es exclusivo del español. En portugués, por ejemplo, es «nh», en italiano «gn». Su origen está en la grafía «nn» del primer castellano. Los monjes, al traducir libros o copiarlos abreviaban la «nn» escribiendo una sola ene acompañada de la célebre tilde. No era la única abreviatura medieval. Antiguamente se hacían muchas porque el papel era un bien escaso y preciado. También ocurría con «et», que se transformó en «&».


Sin embargo, posteriormente, al llegar la imprenta, se quedó así fijado, aunque ya había aparecido en la Gramática de la lengua castellana de Nebrija, de 1492 y en numerosos textos.

Últimamente la eñe se ha convertido en un símbolo de identidad de la cultura hispánica en el mundo. Hay quien la identifica como un avance, un símbolo de progreso, pues sirvió para expresar en un sonido lo que otras lenguas tenían que hacer con dos.

Una letra que representa el progreso

Así al menos se expresó García Márquez cuando en 1991 la Unión Europea puso en marcha un proyecto para comercializar teclados sin «ñ» por razones económicas. En España, por aquel tiempo, ya estaba vigente una ley que prohibía vender productos informáticos sin «ñ». De hecho, funcionamos con el teclado Qwerty, diseñado expresamente para poder albergar en cada país las particularidades idiomáticas.

Por otro lado, luego están quienes salen al extranjero y nos escriben contando sus peripecias sin «eñes», pero para estos no hace falta cambiar ninguna legislación, porque si escriben sin eñes es porque quieren, ya que nuestra letra más característica se obtiene pulsando Alt y 165.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: