Noticias del español

| |

| Luis Dorbecker Aguirre
Vanguardia (México)
Lunes, 21 de agosto del 2006

MUNDO DE PALABRAS (2)

El uso de las palabras cambia con el tiempo. A veces una palabra deja de usarse y se pierde para siempre; otras veces vuelve a ponerse de moda y resurge con más fuerza que antes. Y obviamente, el avance de la ciencia y la tecnología obliga a la creación de nuevas palabras o de nuevos enfoques para los vocablos antiguos.


Veremos algunos ejemplos.

Abarrotar

Significa «fortalecer con barrotes» para contener el exceso de mercancía que se desea transportar. Antiguamente se aplicaba a las carretas tiradas por bueyes y a los botes y lanchas que navegaban con mucha carga («asegura la estiba con barrotes», decían los lancheros). En efecto, los conductores tenían que utilizar barrotes de madera para aumentar la seguridad de la carga.

En la actualidad, «abarrotar» significa que cualquier sitio disponible está ocupado con algo —pueden ser personas u objetos. Por lo regular uno debe decir de qué está abarrotado el espacio. Por ejemplo: «El estadio estaba abarrotado de fanáticos»/«La iglesia estaba abarrotada de fieles».

enésima

Número indeterminado de veces que se repite una cosa. «Por enésima vez te digo que no es cierto»/«Es la enésima vez que sucede algo similar».

La palabra viene de la costumbre de los matemáticos y los estadísticos de utilizar la letra «n» en sus ecuaciones. Por ejemplo Xn, para indicar que un número puede ser elevado a una potencia indeterminada; digamos 5n, lo cual quiere decir que 5 puede ser elevado a cualquier valor.

Los matemáticos acostumbran a decir, «cinco elevado a la n», o «cinco elevado a la enésima potencia».

Bengala

Desde el punto de vista técnico, bengala es un fuego de artificio elaborado con azufre, nitrato de potasio, sulfuro de antimonio y otras sustancias que arden con una llama viva de muy hermosos colores, y que se pueden proyectar a gran altura en el cielo.

Las «luces de Bengala» son parte del avituallamiento normal de los barcos y aviones de reconocimiento, y se utilizan en casos de emergencia para indicar la posición en la que se encuentra una nave en peligro. O para llamar la atención hacia un lugar en particular.

Se llaman «de Bengala», porque en un principio se utilizaba una caña dura y hueca de la India, llamada bengala, la cual era llenada con una mezcla de sustancias que una vez encendida permitía proyectar luces de colores a gran altura.

Guamazo

Es un golpe muy fuerte que se da o se recibe.

La palabra original se refiere a un «golpe dado con un palo o una vara de guama».

La guama es un árbol muy frondoso que sólo crece en las islas del Caribe.

«Se dio un guamazo»/«Le dieron un guamazo»/«Lo agarraron a guamazos»/«Hasta que no le den un guamazo, no se va a callar».

trancazo

Es también un golpe muy fuerte, en este caso dado con una tranca. Pero en la actualidad se utiliza para referirse a un golpe violento dado con cualquier cosa.

Tranca era el trozo de madera que se utilizaba para «trancar» las puertas en la antigüedad. La tranca se ponía por el lado de adentro de la puerta. «Le dieron tremendo trancazo»/«Lo agarraron a trancazos».

Babor, estribor, proa, popa, barlovento y sotavento

Son términos propios de los marineros.

Babor. Lado izquierdo del barco, cuando uno mira hacia la parte delantera del mismo (es decir cuando mira hacia la proa).

Estribor. Lado derecho del barco.

Proa. Parte delantera del barco.

Popa. Parte trasera del barco.

Barlovento. Parte de donde viene el viento.

Sotavento. Parte hacia donde va el viento.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: