Noticias del español

| | | | | | |

| Efe
Domingo, 28 de enero del 2007

MUERE CLAUDIO GUILLÉN, EL ESCRITOR Y ACADÉMICO HIJO DEL EXILIO

El académico y escritor Claudio Guillén, que murió el pasado sábado en su domicilio madrileño a los 82 años, mientras veía una película en televisión, estaba «lleno de vida, ilusiones y proyectos», y estuvo trabajando hasta el último momento, según dijo el director de la Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha.


El director de la Academia aseguró al día siguiente que «nada hacia prever la muerte» de Guillén. «Su muerte nos priva de una figura de primer orden, no sólo en la Academia de la Lengua, donde participaba activamente en todos los trabajos que se llevan a cabo, sino en el mundo de las letras hispánicas, de la literatura comparada y de la teoría literaria».

El fallecimiento de Claudio Guillén, hijo del poeta Jorge Guillén perteneciente a la generación del 27, la edad de plata de la cultura española, ha sorprendido no sólo a la Real Academia Española, sino a todos los intelectuales, escritores y profesionales que le conocieron.

A Guillén casi le vino la muerte trabajando. Hasta las ocho de la tarde, dos horas antes de que comenzase la película La reina de África, de John Huston, había estado preparando con su mujer el epistolario de su padre con vistas a publicarlo próximamente, relató De La Concha.

Además, el pasado jueves Guillén asistió al homenaje que la Real Academia le rindió al escritor Francisco Ayala, y también acababa de terminar uno de los prólogos que llevará la edición popular de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, que preparan las veintidós Academias de la Lengua Española.

Ese prólogo, titulado Algunas literariedades de una obra maestra, formará parte de la edición que se publicará con motivo del Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebrará en Cartagena de Indias (Colombia) a finales de marzo.

Claudio Guillén, escritor, profesor y académico fue Premio Nacional de Ensayo en 1999, nació en París en septiembre de 1924, y con quince años de edad partió al exilio con su padre, el poeta vallisoletano, quien despertó su interés por la literatura y la poesía.

Realizó sus estudios universitario en el Williams College y en 1953 se doctoró en Literatura Comparada por la Universidad de Harvard de Estados Unidos, país en el que estuvo exiliado hasta 1982.

Esta faceta como experto en Literatura comparada, junto con su formación privilegiada «muy europea, muy americana, muy universal», como destacó Víctor García de la Concha, ha sido una de los rasgos más ponderados por compañeros de la RAE y amigos de Claudio Guillén.

La historiadora Carmen Iglesias destacó «su gran finura de análisis» y «su extensa cultura». «Era la persona que más sabía de literatura comparada», subrayó la académica al tiempo que hizo hincapié en su «extenso conocimiento de prácticamente todas las literaturas europeas».

Para el académico y filólogo José Manuel Blecua, Guillén era «la figura cumbre de la literatura comparada y de la teoría literaria en España en los últimos treinta años». También destacó la pérdida irreparable del académico «tanto por su figura intelectual como por su "gran dimensión humana».

En parecidos términos se expresó el escritor y académico electo Javier Marías, cuya candidatura fue presentada precisamente por Claudio Guillén, junto con Arturo Pérez Reverte y Gregorio Salvador.

«Es una gran pérdida tanto en lo profesional como en lo personal. Su muerte la siento como prematura porque en España, por desgracia, le hemos gozado muy pocos años. Era un caballero, tenía una formación extraordinaria, incomparable con lo que se da en España. Era un grandísimo experto en literatura comparada y un gran crítico», subrayó.

Para el director del Instituto Cervantes, César Antonio Molina, Guillén ha sido «el gran maestro de la literatura comparada». «Se ha muerto un clásico del ensayo, cuya obra es respetada y admirada no sólo en España, sino también en los más prestigiosos centros académicos de todo el mundo», recalcó. El escritor Arturo Pérez Reverte señaló también que Guillén era «un académico impecable y un exquisito y perfecto caballero; de esa gente que ya no hay».

Para otro académico, José Antonio Pascual, Guillén era «el refinamiento», y aseguró que a pesar de su edad «fue siempre una persona llena de juventud y fuerza».

Y el historiador de la Ciencia y académico de la Lengua José Manuel Sánchez Ron dijo que por encima de todo era «un intelectual y una persona exquisita».

Por su parte, el director general del Libro del Ministerio de Cultura, Rogelio Blanco, quiso destacar que Claudio Guillén fue uno de los promotores y «la alma mater» de la Biblioteca de Literatura Universal, cuyo último volumen, dedicado a la narrativa de Goethe, se presenta mañana. Un acto al que estaba previsto que asistiese Claudio Guillén.

«Claudio estaba muy ilusionado con los volúmenes que se iban a publicar próximamente, dedicados a Montaigne, Camoes y a los moralistas franceses, entre otros», precisó Blanco, quien destacó también la labor docente que Guillén realizada durante décadas en universidades del extranjero como gran experto de literatura comparada. (Efe)

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: