Noticias del español

| | |

| Magí Camps
lavanguardia.es, España
Lunes, 7 de septiembre del 2009

MEXICANOS DE CARTÓN PIEDRA

En julio, antes de sumergirse en las aguas veraniegas de Vivir en verano, esta sección habló de la cocina fusión con un sorprendente «gazpacho a la cazuela» (gaspatxo cassolà). Ahora reemprende el curso septembrino con otra nota culinaria, en este caso mexicana.


México: país de América del Norte con más de cien millones de almas. Busquen en el diccionario clóset y verán que significa armario empotrado. Más de uno pensará que no hay ninguna necesidad de emplear clóset cuando ya existe armario. O aparador, palabra en desuso con el mismo significado de guardarropa. Pero si resulta que más de cien millones de hispanohablantes, una cuarta parte del total, dicen clóset y no armario, es evidente que esa palabra es tan española como la que más. Y no sólo se emplea en México, sino en buena parte de la América Central y del Sur, mientras que en el sur sudamericano lo llaman placar, del francés placard.

México también luchó por su singularidad y ha querido mantener la grafía antigua con equis, en lugar de la que la ortografía hoy le otorga (Méjico). La RAE lo explica en el Diccionario panhispánico de dudas: «En la Edad Media, la grafía x representaba un sonido palatal fricativo sordo, cuya pronunciación era muy similar a la de la sh inglesa o la ch francesa actuales». Este sonido «evolucionó a partir del siglo XVI hasta convertirse en el sonido velar fricativo sordo /j/, que en la escritura moderna se representa con las letras j o g (ante e, i). No obstante, la grafía arcaica con x se conserva hoy en varios topónimos americanos, como México, Oaxaca, Texas». Esta concesión ortográfica no nos debe hacer olvidar que «la pronunciación correcta de estas voces es con sonido /j/ y no con sonido /ks/».

Pero siempre los hay más papistas que el papa, y un restaurante mexicano del Parc Vallès anuncia en la radio nachos, burritos, enchiladas, fajitas y demás gastronomía resaltando que son meksicanos, pronunciación inexistente en el español de aquí y de allí. Poco auténticos serán tales platos si en el anuncio no saben ni pronunciar el país.

Ahora que se recuerdan los antiguos decorados del Oeste de Esplugues de Llobregat, va a resultar que el México de cartón piedra lo tienen montado en Terrassa. Suerte que siempre nos quedará Luis Mariano cantando en aquel francés tan irrepetible aquello de «Mexico, Mexico / tes femmes sont ardentes / et tu seras toujours / le paradis des cœurs / et de l'amour…».

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: