Noticias del español

| |

| Inés Izquierdo Miller
laprensa.com.ni, Nicaragua
Miércoles, 11 de julio del 2007

MÁS SOBRE ORTOGRAFÍA

La enseñanza de la ortografía requiere de mucha paciencia y dedicación


Si revisamos el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) podemos ver que se refiere a la ortografía como al conjunto de normas que regulan la escritura de una lengua. Forma correcta de escribir respetando las normas de la ortografía.

Es importante que dominemos bien la ortografía porque nos facilita la comunicación con nuestros receptores, de ahí que sea nuestro sello identificativo de calidad, corrección y pulcritud. Es nuestra imagen como profesionales la que se manifiesta en nuestros escritos.

La ortografía a veces resulta difícil de aprender, algunos llegan a graduarse de la universidad y a esa altura no han logrado resolver sus dificultades.

Uno de los mayores obstáculos que tiene la ortografía en nuestro idioma es la no correspondencia entre el lenguaje hablado y el escrito, es decir entre el sonido y la letra. En español quedaron muchos elementos como la h o la u en los grupos qu y gue” gui.

El seseo como hecho de norma lingüística en muchos países latinoamericanos influye porque en el plano oral no hay diferencia en la pronunciación de la c, la s y la z, usamos un mismo sonido para tres letras diferentes. El yeísmo también afecta pues lo mismo ocurre con la ll y la y.

A esta no correspondencia se suman otros factores, como mala enseñanza de la ortografía, donde se insiste que los alumnos memoricen reglas sin análisis; malos hábitos de estudio, por ejemplo repetir cientos de veces la palabra con problemas, cuando es sabido que a la cuarta o quinta repetición vuelven a escribir mal el vocablo y refuerzan el error.

Otros factores son falta de interés por la materia, poca exigencia por parte de los maestros de otras asignaturas, sobre todo de ciencias; lenguaje deficiente; escritura lenta e ilegible, defectos visuales, capacidad auditiva insuficiente, bajo rendimiento intelectual.

Por lo general las personas que leen bastante tienen mejor ortografía, aunque siempre hay excepciones. A veces es descuido, el alumno conoce las reglas, pero no sabe aplicarlas.

Hay algunas recomendaciones que pueden ayudar, como fomentar el hábito de lectura desde temprana edad, hacer remediales ortográficos con cada dificultad que se presente, trabajar las palabras con problemas a través del deletreo al derecho y al revés, dividir en sílabas, ver la sílaba tónica, clasificar en agudas, graves o esdrújulas, buscar el significado en el diccionario, ver los sinónimos y los antónimos que le corresponden.

Se deben ejercitar primero las palabras de uso frecuente, después otras más complejas. El dictado es una técnica ideal para enseñar la ortografía y no para dar clases.

Aprender ortografía es un trabajo lento, titánico, de paciencia, donde maestros y padres de familia deben unir voluntades. Detrás de una buena ortografía siempre hay un buen maestro. Yo siempre recordaré a Gabriel Cedrón y a Carlos Drago que allá en mi escuela primaria me enseñaron con una paciencia extraordinaria las maravillas de la ortografía.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: