Noticias del español

| | |

| Marga Soler
La Vanguardia, Barcelona (España)
Domingo, 22 de junio del 2008

MALOS USOS DEL LENGUAJE

No hay que temer a los nuevos usos lingüísticos de las palabras, opinaba la semana pasada el vicedirector de la Real Academia de la Lengua (RAE), José Antonio Pascual, porque «algunos desaparecen por sí solos y otros se integran en la lengua», en referencia al empleo del término miembras por parte de la ministra de Igualdad, Bibiana Aído.


El académico también advirtió del recurso «por modas» de vocablos cuyo significado se desconoce y que lleva a caer «en el ridículo» al que las utiliza. Sin llegar a este extremo, los lectores expresan sorpresa y malestar al detectar reiteradamente términos mal empleados en el diario, y demandan una explicación porque esperan que un medio como La Vanguardia sea también una herramienta de aprendizaje lingüístico, incluso de las nuevas voces aún no aceptadas por la RAE.

«No sabía que ahora los directores de orquesta eran todos conductores y los presentadores de programas también», comentaba Francisco Coromina, a la par que preguntaba si la frase «el concurso más longevo de la pequeña pantalla» (10 de junio, página 33) era correcta «porque las cosas pueden ser viejas, o antiguas, ¿pero longevas?». El adjetivo longevo significa «muy anciano o de larga edad» y se aplica generalmente a seres vivos, pero también se puede aceptar la personificación de un programa como una licencia estilística del redactor. Por lo que se refiere a conductor, es un anglicismo que hay que evitar al referirse al «presentador o editor de un telediario, o al director de orquesta», según el Libro de redacción del diario.

Frases como «la política exterior adolece de estrategia» (20 de mayo, página 11) o «España tiene gol, pero ayer adoleció de una precisión que será fundamental» (1 junio, página 58) son algunos ejemplos del mal uso del verbo adolecer, señalado por Albert Mallofré. Este verbo es sinónimo de sufrir y no de carecer, como erróneamente se emplea.

El Diccionario panhispánico de dudas explica que «no son incorrectas oraciones como "adolecía de falta de coherencia"», pero advierte «que la expresión resulta más clara y directa si se sustituye por "adolecía de incoherencia" o "carecía de coherencia"».

El lector Pedro Gorostiza señala, entre otros, el mal uso reiterado de a nivel de, que tiene un sentido físico (el paseo quedará a nivel de superficie) y también se acepta cuando se refiere a jerarquías o a diferentes grados (se convocó una reunión a nivel de secretarios

de Estado), pero es incorrecto en contextos como «necesitan formarse a nivel de máster» o «hay que aportar beneficios a nivel de imagen de marca».

Boca a boca también plantea muchas dudas. «¿No será de boca a oreja?», pregunta Oriol Llauradó. La confusión se da porque en catalán se emplea el bocaorella, pero precisemos que en castellano la fórmula correcta es de boca en boca o boca a boca (la que debería haberse utilizado en lugar de «otros fenómenos del boca a oreja virtual», 29 de mayo, página 40).

Una última cuestión sobre un término usado como sinónimo de mencionado o sujeto y que no tiene nada que ver, como es interfecto, definido por la RAE como una persona «muerta violentamente, en especial si ha sido víctima de una acción delictiva».

La columna no da para más, pero esta relación es indicativa de la preocupación que siguen mostrando los lectores por las cuestiones lingüísticas y de cómo les molestan los fallos idiomáticos que consiguen sortear la barrera de los controles.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: