Noticias del español

| | | | | | |

| Agencia EFE

Los hispanohablantes tienen una nueva Guía práctica del español correcto

Con la intención de favorecer el uso adecuado del idioma, el lingüista Florentino Paredes García da respuesta a las dudas más frecuentes que se le plantean a cualquier hispanohablante en la Guía práctica del español correcto.

Se trata de una obra que aborda múltiples aspectos de la lengua con rigor, claridad y concisión.

Este pequeño y útil manual es la tercera de las «Guías prácticas» que lanza el Instituto Cervantes —la primera fue la de la Gramática y la segunda, la de la Ortografía— en colaboración con la editorial Espasa, y aúna el interés que hay en la calle por el idioma con el deber del Cervantes de difundir por el mundo el español y la cultura en esta lengua.

La presentación de la nueva guía tuvo lugar ayer en la sede del Cervantes en Madrid, en un acto en el que la directora de esta institución, Carmen Caffarel, definió el libro como un conjunto de «herramientas prácticas» para fomentar el conocimiento del idioma.

También intervinieron la directora editorial de Espasa, Pilar Cortés; la coordinadora de la guía, Alegría Gallardo, y Paredes, profesor de Lengua Española de la Universidad de Alcalá de Henares.

¿Por qué es incorrecto decir «a grosso modo», «de córpore insepulto» o «ambos dos»? O ¿por qué son redundantes expresiones como «bifurcarse en dos», «divisas extranjeras», «nexo de unión», «autopsia del cadáver», «colofón final», «túnel subterráneo» o «monopolio exclusivo»?

¿Caemos en neologismos innecesarios cuando utilizamos «aperturar» en lugar de «abrir»; «inicializar» en vez de «iniciar»; «posicionarse» en lugar de «colocarse» o «situarse»? ¿Demuestran un buen conocimiento del idioma quienes emplean expresiones como «en base a», «en aras a» o «entre más»?

Estas dudas forman parte de la larga lista de cuestiones que trata de resolver Florentino Paredes en Guía práctica del español correcto.

Lo hace con «claridad, concisión y rigor», y teniendo en cuenta las recomendaciones de las Academias de la Lengua Española, así como «otros trabajos de gramáticos y especialistas en lingüística normativa».

A lo largo de seis capítulos, y «con decidida vocación didáctica», el autor de la guía repasa cuestiones relacionadas con la ortografía, la morfología, la sintaxis, la semántica y los aspectos estilísticos, para hacer frente a las dudas con que suele tropezar el hispanohablante en esos campos.

El carácter didáctico de la guía le exige al autor especificar el uso adecuado de cada incorrección que va analizando en el libro, así como ilustrar cuanto dice con numerosos ejemplos, extraídos en gran medida del Corpus de Referencia del Español Actual (CREA) de la Real Academia Española.

La seriedad y rigor con que ha sido concebida esta guía no le impide al autor emplear el tono desenfadado cuando tiene que hacerlo, como, por ejemplo, en la lista que facilita de malapropismos (sustituir un término por otro que se le asemeja fonéticamente), titulada De risa:

«Se ve que nadan en la ambulancia» (por abundancia); «endereza la ensalada» (adereza); «me han colocado antena paranoica» (parabólica); «es un desecho de virtudes» (dechado), o «han flotado varios autocares» (fletado), son algunos de los malapropismos que menciona Florentino Paredes.

Como hacen las Academias de la Lengua Española en el Diccionario panhispánico de dudas, el autor de la guía distingue entre los extranjerismos necesarios e innecesarios.

Al primer grupo pertenecerían aquellas palabras extranjeras que ya están muy extendidas o para las que no es fácil encontrar voces equivalente en español: blues, crescendo, sheriff. Deben escribirse en cursiva.

Pero hay otras voces que permiten su adaptación a la fonética y la ortografía españolas, como sucede con «chalé», «ragú», «crupier», «esquí» o «máster»·

Y cuando se trata de extranjerismos innecesarios, las Academias recomiendan emplear los términos equivalentes en español. En este grupo se situarían voces como best seller, que debe sustituirse por superventas, blog (bitácora), copyright (derechos de autor), fast food (comida rápida), file (archivo), sex symbol (símbolo sexual) y share (cuota de audiencia).

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: