Noticias del español

|

| Magí Camps
La Vanguardia, Barcelona (España)
Lunes, 3 de noviembre del 2008

LOS EX DAN PROBLEMAS

El lexicógrafo Martínez de Sousa propugna la abolición de la autonomía para los ex.


Hay tres tipos de ex. El primero es el que ha pasado a ser anterior pareja de alguien: el ex de una amiga, por ejemplo. Como tal, es sustantivo y sirve para ambos géneros: el ex y la ex. El segundo es el prefijo que significa fuera o más allá: extraer (traer fuera, sacar), expatriar (echar de la patria)…

Y el tercer ex es el que da problemas lingüísticos. La Academia lo define como «prefijo autónomo de valor adjetivo». Un caso único en la gramática, porque todos los prefijos se aglutinan excepto este cuando precede a una persona para referirse que ha dejado de ser o desempeñar una labor: «El ex presidente González». Además, esta excepción de ex tiene a su vez su propia excepción: excombatiente, prefijo y nombre que en este caso sí, según el diccionaro, deben escribirse unidos.

José Martínez de Sousa, siempre atento a estas incongruencias normativas, aboga por un ex sin excepciones. Es decir, si es prefijo, se debe escribir unido al nombre. Y no hay más. Así lo explica y ejemplifica en su Diccionario de usos y dudas del español actual (Trea, 2008), que con la actualización y ampliación de su cuarta edición resulta una herramienta de consulta de primer orden. En contra de la norma tan excepcional de la Academia, el autor defiende el uso de ex como cualquier otro prefijo, dejándolo sin autonomía alguna. Así, defiende las grafías exministro, exalcalde o exmonja: «En relación con su grafía, de más está decir que debe escribirse formando un solo cuerpo gráfico con la palabra subsiguiente,

cuyo significado altera».

En francés, el prefijo se escribe con guión (ex-ministre), en italiano siguen la misma norma que en castellano (ex ministro), mientras que en catalán se sigue la pauta que Sousa propugna para el castellano (exministre, exalcalde, exmonja). De todo, como en botica.

Caso aparte es el latinismo ex abrupto (de repente, de improviso, con brusquedad): «Aparició en la reunión ex abrupto». Acción sorprendente que, una vez aglutinada (exabrupto) ha pasado a referirse a una salida de tono. Y no es ningún exabrupto la propuesta del lexicógrafo Martínez de Sousa, que en su nueva obra también aporta análisis certeros sobre miembra y género, por ejemplo, lemas que se hallan en la primera línea del debate sociolingüístico.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: