Noticias del español

| | | | |

| Magí Camps
lavanguardia.es, España
Lunes, 6 de septiembre del 2010

LETRA PEQUEÑA: HAY VIDA MÁS ALLÁ DE LA RENTRÉE

La palabra francesa nos inunda cada septiembre como si no existieran sinónimos propios.


Ya hace más de medio siglo que el francés perdió su función de lengua franca. Antes era el idioma de la diplomacia y de las relaciones internacionales. Y quizá como recuerdo de aquellos tiempos, como cada año al llegar septiembre, nos hemos visto sumergidos en la rentrée.

Aparte de designar un juego de naipes, en francés —según el Petit Robert— esta voz se emplea para la entrada de dinero en caja o para volver a meter una cosa que había sido sacada de su lugar. También los coches que vuelven el fin de semana a las grandes urbes protagonizan la rentrée, así como el actor o el artista que se ha retirado de la vida pública y de los escenarios durante un lapso de tiempo y un buen día reaparece sobre las tablas.

En español se emplea, a veces, con este último significado («La cantante prepara su rentrée española una vez finalizada la gira americana»), pero el uso mayoritario —que también es el sentido principal en francés— se refiere al momento en que se reinician o se retoman las funciones y las actividades cotidianas después del parón veraniego.

Así, vivimos estos días la rentrée escolar o universitaria, la rentrée de la actividad política, la rentrée de las sesiones en las cámaras de representación popular, la rentrée de la temporada teatral y musical, la rentrée de las salas de exposiciones, la rentrée literaria… Todo lo citado son rutinas que han dormitado con los calores estivales y ahora, finalizado el letargo, protagonizan todas las rentrées habidas y por haber.

Pero ¿es necesario adorar este galicismo y asirnos a él como si no existiera otra palabra válida? ¿Anda el español tan huérfano de sinónimos? ¿Tan pobre es nuestro lenguaje o es que el verano nos ha dejado secos de léxico y diccionarios?

Porque la cantante que se fue a hacer las Américas y ahora vuelve, bien puede estar preparando su reaparición o su aterrizaje en los escenarios españoles. Del mismo modo que tenemos la tan publicitada vuelta al cole, el inicio del curso escolar o universitario, el reinicio de las clases, el regreso a la actividad política, el retorno de diputados y senadores a sus escaños para la reanudación de las sesiones parlamentarias, la reapertura de las salas de exposiciones, el inicio de las temporadas teatral y musical y los nuevos títulos que nos ofrecen las editoriales.

Podemos comer lentejas todos los días o variar de menú con gracia y salero. Vous-mêmes.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: