Noticias del español

| | | |

| Alexis Márquez Rodríguez
Últimas Noticias, Caracas (Venezuela)
Domingo, 10 de enero del 2010

LA PALABRA: PECULADO. CIEN POR CIENTO

peculado


Curiosamente el sustantivo «peculado» no aparece en la 22ª edición del DRAE, pese a que se refiere a un hecho de plena actualidad y a que venía apareciendo desde el Diccionario de Autoridades, primera versión del DRAE (1737), hasta la penúltima edición de este, de 1992. En tal virtud consulté al «Departamento del español al día» de la Real Academia, y su respuesta no pudo ser más lamentable: «En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:

Acaso desapareció por su carácter técnico unido a su no muy divulgado empleo fuera del ámbito concreto del Derecho. Los tecnicismos solo (sic) tienen cabida en el Diccionario académico, que es un diccionario de uso, cuando su empleo transciende el mero ámbito especializado y restringido para pasar a formar parte de un uso más generalizado. En consecuencia, que un término no figure en el DRAE no supone necesariamente que sea incorrecto, en especial si las voces son ya tradicionales y consolidadas en nuestra lengua. Si acaso desapareció por error, podría, sin duda, restituirse, pero insistimos en que la voz, figure o no en el Diccionario, es totalmente correcta. Reciba un cordial saludo. «Departamento de "Español al día" Real Academia Española».

Evidentemente, el encargado de dar la respuesta no sabe de lo que se trata, y no tuvo la molestia de consultar con la comisión de la Academia encargada de elaborar el diccionario.

En la 21ª edición del DRAE se define el «peculado» como «El delito que consiste en el hurto de caudales del erario, hecho por aquel a quien está confiada su administración». Definición que casi no difiere de la del Diccionario de Autoridades: «Término jurídico. Delito de distracción de caudales del erario o tesoro real». Lo cual parece indicar que el delito en cuestión tampoco ha variado mucho desde entonces hasta el presente.

Como ya dije, lo extraño de la ausencia del vocablo «peculado» en la 22ª edición del DRAE es que se trata de un delito cada vez más frecuente, sobre todo en países del llamado «Tercer Mundo», donde ese delito es uno de los más corrientes en el ámbito de la corrupción administrativa, también cada día más extendida.

«Peculado» deriva del equivalente latino peculatus, y este del también latino pecuarius, relativo al ganado.

CIEN POR CIENTO

Hay muchas personas que creen conocer muy bien el idioma, hasta el punto de sentirse autorizadas a «corregir» los «errores» en que supuestamente los demás incurren cuando hablan o escriben. Son los famosos cazadores de gazapos, que gozan cuando «corrigen» a alguien, aunque muchas veces son «correcciones» equivocadas, pues lo que juzgan «incorrecto» no es tal. El profesor Ángel Rosenblat, en uno de sus habituales ejercicios de ironía tuvo la feliz ocurrencia de llamarlos «curanderos de la lengua».

El máximo exponente de estos cazadores de gazapos es el que lo hace a propósito, cuyo gozo al «corregir» es mayor si la víctima es un escritor o un periodista, o cualquier otro de los que podríamos llamar profesionales de la escritura, sobre todo si son destacados. En una ocasión le oí a un profesor de Castellano y Literatura decirle a otro, su colega y ex alumno, que había leído tal trabajo suyo recién publicado con el propósito de cazarlo en algún error.

Varias veces lectores de esta columna me han escrito pidiéndome que hable de la «incorrecta» expresión «cien por ciento», señalando que lo «correcto» es «ciento por ciento». Lo curioso es que ninguno de ellos me ha dicho cuál es la razón para que la frase «cien por ciento» sea «incorrecta». Lo cual se debe a que ellos mismos no lo saben, y no pueden saberlo porque esa supuesta razón no existe. Tan válido y propio es decir «ciento por ciento», como decir «cien por ciento» e incluso «cien por cien». Es más, hipotéticamente podría decirse «ciento por cien» sin incurrir en error, aunque esta forma es inusual. El Diccionario panhispánico de dudas dice que, «… cuando el porcentaje expresa totalidad son igualmente válidas las expresiones 'ciento por ciento' (preferida en América), 'cien por ciento' y 'cien por cien' (preferida en España) (…)».

¿Por qué es así? Por la sencilla razón de que el número representado por el signo aritmético «uno cero cero» (100) se llama en nuestro idioma «ciento», pero también «cien», tal como inequívocamente nos enseña el DRAE. Este, bajo el artículo «cien» dice claramente que es un apócope de «ciento».

Siendo, pues, varias las formas propias y válidas de expresar el porcentaje, el uso de una u otra indistintamente es una cuestión de costumbre.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: