Noticias del español

| | | | | |

| Patricia Godino (diariodesevilla.es)

Rafael Rodríguez: «La palabra más pronunciada del mundo es de origen árabe: arroba»

El profesor de la Universidad de Sevilla, Rafael Rodríguez, acaba de ingresar en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, desde donde cuidará de un legado presente en refranes y modos de vida.

Los ocho siglos de presencia árabe en la Península Ibérica dejaron un legado incalculable en todos los ámbitos de la vida. El profesor de la Universidad Hispalense y colaborador del Diario de Sevilla Rafael Rodríguez (Berlanga, Badajoz, 1952) pondrá en valor esta herencia en la Academia de Buenas Letras, la institución que lo ha nombrado ahora académico.

¿Qué saberes se refugian hoy en las academias?

-Teóricamente, aunque son unas instituciones antiquísimas, del siglo XVIII, las academias surgen en la sociedad española cuando las Universidades decaen. El saber se refugia entonces en estas instituciones hasta que se regenera la Universidad. Después han quedado como una especie de instituciones públicas interdisciplinares. En Buenas Letras hay académicos de diversos ámbitos: del Derecho, como Manuel Olivencia o Manuel Clavero; de la Historia, como Manuel González o Enriqueta Vila; o del campo de la arquitectura como Rafael Manzano, que fue precisamente quien encabezó mi candidatura. En realidad son 30 personas dedicadas a las humanidades pero desde todos los puntos de vista.

¿En qué consistirá su labor como académico de Buenas Letras?

-Recoger la aportación del elemento árabe en la historia y la cultura de la ciudad; así como de toda Andalucía y del país.

¿Cuál será su discurso de ingreso?

-Lo dedicaré a los refranes en la Sevilla árabe. Hablaré sobre el aire de Sevilla partiendo de cuáles eran los refranes que se publicaban en la época árabe y que después han pasado a la historia de la ciudad.

Dígame alguno.

-«Andar más sucio que un aceitunero del Aljarafe» o «Triana la fama y Sevilla la lana». Son una serie de refranes que se conservan y que vienen a describir muy bien la forma de ser y de vivir de un colectivo. Mi ingreso en Buenas Letras coincide con los 200 años del nacimiento de Pascual de Gayangos en Sevilla, fundador de la escuela del arabismo español moderno. Además, tengo que hacer referencia a la persona que ocupaba antes este sillón: Klaus Wagner, un profesor de origen alemán de Lengua Española de la Hispalense, que estudió el habla de Sevilla en la Baja Edad Media.

Muchos refranes tienen tono chistoso. El sentido del humor de los sevillanos y andaluces en general ¿nos viene de los árabes?

-Suelo citar un texto del siglo XII escrito por un cordobés donde retrata a los sevillanos árabes diciendo: «Los sevillanos son la gente más ligera de cascos y más dada al chiste que existe sobre toda la superficie de la Tierra». Y sigue: «De tal modo están acostumbrados a dar broma y aceptar broma que el que no da broma ni la acepta está considerado por ellos como malaje». También hay textos referidos a Triana, a las juergas de la calle Betis las noches de luna llena… En la historia de Sevilla, la guasa y la superficialidad han convivido siempre con gente muy reflexiva, que ha hecho grandes aportaciones al pensamiento… Eso pasa ahora y pasaba también en época árabe.

¿Cómo ha evolucionado el arabismo en el seno de la Hispalense?

– Ha habido una eclosión de investigadores y de centros que imparten árabe que sigue al alza, sobre todo, comparado con lo que era a principios del XX. A finales del XIX había en Sevilla un profesor de árabe y ahora somos 15. Lo árabe también se ha valorado. Por ejemplo, cuando se hacía una excavación a mitad del XX todo lo que estaba encima de los romanos se tiraba, iba directamente a las escombreras.

Una joven abogada de 32 años es la firme candidata a convertirse en alcaldesa de Marraquech. ¿Son los primeros signos de una mayor presencia de la mujer árabe en los órganos de poder?

-En todo el mundo árabe y en el Islam queda mucho por andar, pero la mujer no es la de hace medio siglo. El hecho de que haya una alcadesa de Marraquech no cambia su situación en Marruecos, pero puede ayudar. No pretendo comparar, pero yo conozco rectoras de universidades árabes y en la de Sevilla en 500 años no ha habido ninguna.

Con la celebración del cuarto centenario de la expulsión de los moriscos se ha recuperado el debate sobre la supuesta convivencia de las tres culturas. ¿Qué hay de mito?

-Durante todo el proceso de la historia de Al-Andalus hay un grado de convivencia aceptable. Esto deja de funcionar cuando hay catástrofes económicas, enfrentamientos militares, enfrentamientos en la frontera… Pongo siempre un ejemplo: Juan Manuel, el autor de El conde Lucanor, sobrino de Alfonso X, pasa por ser el gran transmisor de la influencia árabe en la literatura española y sin embargo el puesto que tenía era de adelantado de la frontera; es decir, era el encargado de vigilar a los moros de Granada. Al morisco se le marcó como diferente, y eso sucede a lo largo de la historia de la Humanidad: se señala a un colectivo y se canalizan las tensiones sociales hacia él.

¿Qué opina de la novela histórica sobre esta época?

-Literatura histórica referida al periodo árabe ha habido siempre mucha. Es un género que aparece con los romances fronterizos desde el siglo XV; lo cierto es que últimamente ha habido una eclosión. Para los autores románticos del siglo XIX el mundo árabe empezaba en Andalucía y tan árabe y exótico era la Alhambra como Sevilla o Damasco. Los autores actuales en lengua castellana producen acercamientos cada vez más exactos que, sobre todo, reflejan cómo varía el pensamiento de la población.

¿Cuál ha sido la gran aportación de la lengua árabe al español?

-En la Edad Media, el vocabulario técnico: de tipo económico, agrícola… Hoy la palabra más pronunciada y citada en todo el mundo es árabe: arroba. La @ es un viejo signo árabe usado en la Andalucía medieval cuya primera referencia escrita es posterior al periodo Al-Andalus. Designaba la cuarta parte del quintal, es decir 25 libras, 11 kilos y medio. La arroba castellana se utilizaba en apuntes contables.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: