Más opciones

  • Patrocina:

  • Asesora:

    Real Academia Española

LA PALABRA: MAJUNCHE

Alexis Márquez Rodríguez

Últimas Noticias (Venezuela)

Domingo, 9 de octubre de 2011


El DRAE registra la palabra «majunche» como un  venezolanismo de uso coloquial, definido como «De calidad inferior, deslucido, mediocre». Parecida definición da el Diccionario de americanismos de la Asociación de  Academias de la lengua española: «(…) Ven. Referido a cosa, de calidad inferior, deslucido, mediocre. Pop.».


Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

SIN VOTACIONES

0 valoraciones | 0,00 sobre 5

El Diccionario del habla actual de Venezuela, de R. Núñez y F. J. Pérez, da una definición muy escueta: «majunche: coloq. Malo  o de  mala calidad». Más explícito es el Diccionario de venezolanismos de M. J. Tejera et/al:  «1. (…) Aplicado a persona, que carece de atractivo o cualidades; insignificante, mediocre. 2. (…) Se dice de la cosa que no es o está como conviene o como se desea;  de mala calidad, ordinario. 3. desus. Tabaco de pacotilla». El profesor Ángel  Rosenblat, por su parte, lo considera equivalente a «fu». Es un término muy utilizado en el pasado en nuestro país. Yo lo recuerdo de mi infancia y adolescencia en los llanos occidentales, aunque de hecho es de uso general  en  todo el país. Hoy se sigue usando, aunque menos que antes.

 

Tal como lo precisa el Diccionario de venezolanismos (Tejera et/al), «majunche» es un adjetivo, usado también como sustantivo, que se aplica a personas y a cosas. Podemos decir de alguien que es un «majunche»: «Ese es un médico majunche»; «Tenemos un profesor muy majunche»; «Aquí hay mucha  gente majunche». Igualmente podemos calificar de «majunche» una novela, una película, una canción, una fiesta. Pero también podemos aplicar el adjetivo a  animales: «Ese caballo es muy majunche»; «En casa tenemos un perrito majunche»; «Ese loro es muy majunche; no habla nada».

 

En cuanto al origen de la palabra «majunche», se trata una de esas voces  expresivas de uso casi siempre coloquial, que de hecho no significan nada en el  sentido técnico de la palabra «significar». Su origen etimológico es incierto. Alguien la inventó y empleó en un momento determinado,  posiblemente sin intención y aun sin dase cuenta, y la expresión corrió con suerte y se arraigó y extendió. Son formas expresivas del lenguaje porque su valor fundamental reside en que contienen una carga expresiva, que explicita muy bien el estado de ánimo de quien la usa ante una hecho o situación determinados.

Licencia de Creative Commons © MMXIV - Los contenidos elaborados por Fundéu que se publican en esta web lo hacen bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported