Noticias del español

| | | |

|

Alexis Márquez Rodríguez  

LA PALABRA: COMODINES (1)


Existen palabras muy peculiares, que, al margen de su posible significado, se aplican a diversos objetos y situaciones. Las solemos llamar «comodines», vocablo que el DRAE define como «1. m. En algunos juegos de naipes, carta que se puede aplicar a cualquier suerte favorable. 2. m. Cosa que se hace servir para fines diversos, según conviene a quien la usa. 3. Pretexto habitual y poco justificado». 


Estos «comodines» se dan en el habla coloquial de un país o región determinados. En Venezuela el «comodín» más frecuente y característico es «vaina», palabra no muy bien definida, en tanto que venezolanismo, en el  DRAE, aunque es de advertir que su uso es también frecuente en algunos otros países hispanoamericanos. La versatilidad de «vaina» se muestra en la diversidad de expresiones a que da origen: «pásame esa vaina» (referido a cualquier objeto); «¡deja la vaina!»; «¡ah, vaina!»; «se formó una vaina»; «¡qué vaina tan buena!»; «¡qué buena vaina!»; «la vaina está fea»; «echar vainas»; «¿cómo está la vaina?»;  «de vaina»; «echarse una vaina»; «¡ni de vaina!»; «¡qué vaina tan  seria!»…«Vaina» se aplica tanto a objetos materiales como a  situaciones y objetos ideales.

Otro «comodín» venezolano es «coroto». Lo  mismo que «vaina», «coroto» es cualquier objeto material. De ahí que sean frecuentes  expresiones como «¡Adiós corotos!»; «los corotos de cocina»; «los corotos de la  casa»; «pásame ese coroto»; «recoge los corotos»; «no dejes esos corotos regados»;  «alzarse con los corotos»; «meterse en los corotos»; «¡Corotos!», y algunas más.

Es muy común en nuestro país llamar «coroto» al poder político: «El presidente como que no quiere aflojar el coroto». Y alguna vez, no sé si actualmente, en la cárcel, cuando se ordenaba la libertad de un preso, o su traslado  a otro penal, un ordenanza lo llamaba en la reja de la prevención: «¡Fulano de Tal, con sus corotos».

Existe la creencia de que nuestro «coroto» se origina en una referencia al  pintor francés Camille Corot (1796-1875), de quien se dice que Guzmán Blanco tenía algunos cuadros. El profesor Rosenblat ha señalado la falsedad de esa  suposición, pues la palabra «coroto» ya se usaba en Venezuela mucho antes de la época de Guzmán. Según él, esa palabra puede ser de origen indígena. 

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: