Noticias del español

| | |

| Cinthya Sánchez
eluniversal.com.mx, México
Jueves, 2 de abril del 2009

LA NUEVA OPINIÓN PÚBLICA

Los blogueros se imponen en la red. Son más consultados que las páginas oficiales; la razón: los temas, el lenguaje alejado de tecnicismos y la libre expresión de las ideas.


El tema es lo de menos, ellos siempre generarán más clics que la información oficial. Se han convertido en la nueva opinión pública. Son más frescos para comunicarse y gozan de una credibilidad que causa la envidia de cualquier medio de información convencional. Son los blogueros, quienes desde un punto de vista personal discuten los temas de interés social. Que si Nery Castillo se puso pesado con la prensa, que si Felipe Calderón mantiene al Ejército en las calles; no importa qué hagan o qué digan al respecto las páginas oficiales de la Presidencia de la República o de la Federación Mexicana de Futbol, porque estos temas se seguirán y discutirán donde la comunidad que navega en la red se siente más a gusto: en los blogs.

El asunto está en los contenidos y en la forma de contar historias. Los lectores buscan en los blogs prácticamente de todo. Desde consejos para sacar una visa norteamericana hasta discusiones sobre el cambio climático o la maternidad de Susana González; los temas son libres y la discusión se arma con un teclado.

El método es sencillo: un bloguero pone el tema y en pocos minutos, en su página, se generan comentarios, foros de discusión y réplicas a lo escrito por el autor. El éxito ha sido el uso del lenguaje, al menos eso descubrió Raúl Ávila, doctor en Lingüística e investigador del Colegio de México al elaborar el estudio La lengua española en el ciberespacio: páginas oficiales y personales, donde hace una minuciosa comparación entre el discurso de blogueros y el que realizan políticos en internet.

Las diferencias son abismales y quienes realmente están logrando el objetivo de comunicar son la comunidad bloguera. Ávila analizó en su investigación páginas oficiales de las presidencias nacionales de 21 países de habla hispana y páginas personales (blogs, también por países). Encontró que las páginas oficiales se caracterizan por una temática que enfatiza las actividades presidenciales y los aspectos económicos de los países, mientras que los blogs están orientados a la expresión individual, lo que genera más interés en el lector, aunque ambas traten los mismos temas.

Los blogueros se dirigen a lectores heterogéneos. En el estudio se encontró que las páginas oficiales tienen una densidad léxica menor que la de las páginas personales, es decir, que los blogs contienen mayor riqueza léxica que las páginas oficiales porque manejan mayor número de palabras distintas. Para Ávila esto se explica, entre otras razones, por la amplia gama de temas que se encuentra en esos sitios.

El lingüista añade que quienes escriben las páginas oficiales suelen repetir más palabras en un mismo texto. Los blogueros, en cambio, repiten menos palabras en un mismo texto. En su análisis encontró que por cada 100 palabras, los blogueros utilizan entre 65 y 76 palabras diferentes, mientras que en las páginas oficiales sólo se utilizan entre 58 y 69 palabras diferentes por cada 100.

El lingüista señala que los textos oficiales (ubicados dentro del discurso de las noticias y la información) tienen como propósito difundir las notas entre un público extenso que debe poder comprender los mensajes. Además, están limitados en cuanto a lo que deben o no incluir en las notas, por motivos políticos, y se restringen a un solo estilo: el periodístico.

Los blogs, en cambio, buscan la expresión individual, sin limitaciones temáticas. La pretensión de las páginas personales no es la de ser comprendidas por un público extenso: se dirigen a un conjunto limitado de lectores, pero heterogéneo.

Otra diferencia es la longitud de los enunciados, pues una característica que parece ahuyentar lectores es que en las páginas oficiales se muestran enunciados más largos. Mientras que los blogs tienen menor número de palabras en sus cabezas.

«Entre unas y otras páginas hay diferencias significativas: en los blogs, el porcentaje de ismos, tanto en vocablos como en frecuencias, tiene un incremento de más de 200 % en comparación con el que se obtuvo en las páginas oficiales», dice Raúl Ávila.

Esto quiere decir que quienes están marcando una tendencia innovadora en pensamiento y planteamiento de temas definitivamente son los blogueros.

Y el mejor ejemplo de diferencia de contenidos es El Empleo, pues las páginas oficiales sólo dan cifras de cuánto creció la tasa de desempleo en los últimos meses y de las medidas que está tomando el gobierno para generar trabajo, mientras que en los blogs se cuentan experiencias cotidianas en la búsqueda de empleo y hasta se dan tips de dónde y con quién buscarlo.

Los contenidos más frecuentes de las páginas gubernamentales son aspectos económicos, generación de empleos, obras públicas o críticas a partidos de oposición o gobiernos anteriores, en tanto que los sitios personales se caracterizan por ser más variados, tanto como sus títulos.

«A esto hay que añadir un vocabulario de tipo técnico relacionado, sobre todo, con el ámbito de la informática, mientras que en los blogs se pueden encontrar desde poesías (en verso y en prosa) y diarios personales, hasta los anuncios de ventas de objetos y diferentes recomendaciones (sobre sitios de internet, libros, música, películas e incluso sobre lugares de moda)», analiza Ávila.

El estudio del Colmex resume que en los blogs se pueden hallar textos de gente que tiene una cultura por encima de la media, que sabe redactar y que, sin duda, ha leído, junto a textos que muestran una coherencia limitada e incluso variantes ortográficas en relación con la norma académica. Por otra parte, las páginas oficiales se acercan en densidad a los rangos más altos de la lengua hablada culta.

Ávila asegura que en las páginas personales hay mayor variación estilística y menor preocupación por un tipo determinado de lectores. En todo caso, dice, los blogueros están preocupados por hacer, tener algo y poder decir lo que saben y piensan. Probablemente con la idea de dejar algo bueno al mundo, aunque también piensan en ver películas y fotos, y escuchar canciones. Ellos sienten la vida y por eso escriben, quizá para encontrar la verdad. Les gusta leer en su casa y recibir réplica de sus escritos, costumbre que los sitios oficiales exploran poco.

La libertad que se respira en los blogs contrasta con el lenguaje acartonado de las páginas oficiales. Esta circunstancia podría explicar por qué las páginas personales reciben más clics. El secreto para ser más leído parece estar en el uso del lenguaje.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: