Noticias del español

| | |

| Pablo Ramos Méndez
El Universal, Caracas
Jueves, 11 de diciembre del 2008

LA LENGUA EN SALSA: PENALTI

Se puede escribir cardiaco o cardíaco, así como es indiferente amoníaco y amoniaco.


¿Cardiaco o cardíaco? La Academia acepta ambas formas y las define como perteneciente o relativo al corazón. Parecida a estas voces son amoníaco y amoniaco, y su significado es: '1. Química. Gas incoloro, de olor irritante, soluble en agua, compuesto de un átomo de nitrógeno y tres de hidrógeno. Es un producto básico en la industria química. (Fórm. NH3).2. m. Quím. Disolución acuosa de amoniaco al 35 %, que desprende amoniaco gaseoso'.

¿Cómo decir: restaurant, restorán o restaurante? La Academia acepta dos de ellas: restorán y restaurante. ¿Pénalty o penalti? La admitida es penalti: (sin acento y con 'i' latina), pronunciado: [penálti] del inglés penalty, pronunciado [pénalti]. En el fútbol y otros deportes, máxima sanción que se aplica a ciertas faltas del juego cometidas por un equipo dentro de su área. También se usa: «casarse de penalti», frase coloquial que significa casarse por haber quedado embarazada la mujer.

¿Cómo decir mejor las siguientes oraciones usando el lenguaje culto?: 1. Me vas a tener que ayudar. 2. Puedo venirlos a buscar. 3. ¿Cuándo nos volveremos a ver? 4. Me voy a afeitar por la mañana. 5. Vuélvemelo a dar. 6. Me llamó pero no la pude atender. 7. ¿Cuándo nos volveremos a ver? 8. Ojalá lo puedas ayudar.

Soluciones: 1. Vas a tener que ayudarme. 2. Puedo venir a buscarlos. 3.¿Cuándo volveremos a vernos? 4. Voy a afeitarme por la mañana. 5. Vuelve a dármelo. 6. Me llamó, pero no pude atenderla. 7. ¿Cuándo volveremos a vernos? 8. Ojalá puedas ayudarlo.

Leí en un diario local que a un niño «lo mataron de noventa y un puñaladas». Además de lo horroroso de la noticia, no menos horroroso es decir «noventa y un» acompañado de un femenino. En buen castellano debe decirse: «noventa y una puñaladas».

Otros decires: Un negocio de anteojito. Lo mandó freír monos. Esas son habladurías. Lo hago con los ojos cerrados. A la tercera va la vencida. Lo mandó bien largo al carajo. Más vale pájaro en mano que cien volando. (Los españoles dicen: &que ciento volando). A mí que me registren. La diarrea verbal. Sin ton ni son. ¡Míííí!

Un poco de humor. Hay chistes de gallegos, de argentinos, de andinos, de maracuchos y de todas partes del mundo. Espero no se sientan ofendidos, pues se trata de chistes: «El gallego llega a la clínica para preguntarle al doctor por el estado de salud de su hijo recién nacido. Con una cara de aflicción, el doctor le dijo: A su hijo le pusimos oxígeno. Inmediatamente el gallego le contestó: Yo hubiera preferido que le pusieran Manolo».

Los argentinos son famosos por su creencia de que su patria es la mejor del mundo. «Un argentino le dice a otro que él es el hijo de Dios. Su compañero le replica: Vos estás equivocado. El hijo de Dios soy yo. Trataron de dirimir la cuestión llamando a un tercer argentino quien les dijo: Ambos estáis muy equivocados, porque yo no tengo hijos».

Pensamientos de altura: Simón Bolívar dijo: «Yo desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi patria». Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: