Noticias del español

| | |

| Pablo Ramos Méndez
El Universal, Venezuela
Jueves, 6 de agosto del 2009

LA LENGUA EN SALSA: ORDINALES

«Ambos a dos, sinónima de 'ambos', era muy frecuente en el español medieval y clásico».


Si el ordinal se escribe en dos palabras, el primer elemento mantiene la tilde que le corresponde como palabra independiente. Ejemplo: vigésimo segundo; pero si se escribe en una sola palabra, el ordinal no debe llevar tilde, pues no le corresponde llevarla según las reglas de acentuación: vigesimosegundo (no vigésimosegundo). Los ordinales compuestos escritos en una sola palabra sólo presentan variación de género y número en el segundo componente: vigesimoprimera, vigesimoprimeros, vigesimoprimeras; pero si se escriben en dos palabras, ambos componentes son variables: vigésima primera, vigésimos primeros, vigésimas primeras. ¿Clarinete?

Guapo: 1. adj. coloq. Bien parecido, animoso, bizarro y resuelto, que desprecia los peligros y los acomete. Úsase también como sust. Coloquial: Ostentoso, galán y lucido en el modo de vestir y presentarse. 4. Úsase en vocativo, vacío de significado, como expresión de cariño, a veces con retintín o con tono de irritación. Cállate un poquito, guapo. 5. Hombre pendenciero y perdonavidas. 6. En estilo picaresco, galán que festeja a una mujer. También existe la expresión Guapo y apoyado. Coloquialismo que significa: Dicho de una persona: Que tiene respaldo de los gobernantes.

Cómo decir mejor las siguientes oraciones usando el lenguaje culto: 1. Como sea lo voy a enfrentar. 2. Ellos no lo empiezan a comprender. 3. Ella se va a casar hoy. 4. No te quiero volver a ver. 5. Me estás queriendo engañar. 6. Voy a mandarlas a hacer. 7. Me tengo que apurar. 9 Yo la sigo queriendo. 10. Ya me tengo que ir..

Soluciones: 1. Como sea, voy a enfrentarlo. 2. Ellos no empiezan a comprenderlo. 3. Ella va a casarse hoy. 4. No quiero volver a verte. 5. Estás queriendo engañarme. 6. Voy a mandar a hacerlas. 7. Tengo que apurarme. 8. Yo sigo queriéndola. 9. Ya tengo que irme.

Ambos (a) dos. He aquí lo que nos dice el Diccionario panhispánico de dudas, y que considero de interés histórico: «Esta locución, sinónima de ambos, era muy frecuente en el español medieval y clásico, más con preposición (ambos a dos) que sin ella (ambos dos), y en estas dos formas ha pervivido hasta nuestros días: «Ambas a dos terminarían diciendo […] lo contrario» (Verges Cenizas [R. Dom. 1980]); «El trueno fue Juncal Rivero y su madre, de negro y plata ambas dos» (Vanguardia [Esp.] 2.11.95). Por su carácter redundante, está en retroceso en el habla culta y se desaconseja su empleo».

Pensamientos de altura: En una conferencia que Einstein dio en un colegio de Francia, el escritor Paul Valery le preguntó: -Profesor, cuando tiene una idea original, ¿qué hace? ¿La anota en un cuaderno o en una hoja suelta? Respondió: -Cuando tengo una idea original no se me olvida.

Un poco de humor: El hombre enamorado le dice a una bella muchacha en su segunda visita: Yo voy a amarte. Ella, alevosamente, le contestó: Por mí puedes irte a Júpiter, si quieres. Vecinas: Ana, ¿estás enferma? Te pregunto porque he visto salir a un médico de tu casa esta mañana… Rosa: Mira, Margarita, ayer por la mañana vi salir a un militar de la tuya y no por eso estás en guerra, ¿verdad? Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: