Noticias del español

| | | |

| Pablo Ramos MéndezEl Universal (Caracas, Venezuela)Viernes, 19 de enero del 2007

La lengua en salsa: ¿mecánico automotriz?

«Podemos hablar de la ciencia o de la técnica automotriz, de la industria automotriz».

 

Me llamó un señor que tiene una agencia de compraventa de automóviles cuyo nombre termina en «automotriz». Le dije, con todo respeto, si me permitía una observación sobre el nombre de la compañía, lo cual aceptó con agrado. Le expliqué, en aquel entonces, que automotriz es voz femenina, y que comete error quien la utiliza para acompañar nombres de género masculino. Podemos hablar de la ciencia o de la técnica automotriz, de la industria automotriz y de la competencia automotriz. Perdónenme la repetición, que va con intención didáctica, pero jamás, de un mecánico automotriz, porque mecánico es un sustantivo masculino.

Hay que tener presente que la terminación –triz de las palabras va relacionada con el género femenino. Y ahora cuando digo -triz, debo advertir que esta terminación lleva z. Y lo afirmo porque existe la palabra tris, con s, que significa, entre otras cosas: ‘Porción muy pequeña de tiempo o de lugar, causa u ocasión levísima, muy poca cosa, casi nada’. Observe los ejemplos: «Se salvó de que lo aplazaran, por un tris», «Por un tris no lo mataron».

Decíamos que, en cambio, la terminación –triz, con z, es inherente al femenino. Así decimos: emperatriz, Beatriz, meretriz, directriz, matriz, actriz, cicatriz, fregatriz, etcétera.

Las que podrían señalarme como excepciones serían: cariz y aprendiz, que son masculinos, pero observe que no terminan en –triz, por lo tanto no las acepto como tales.

En cuanto a la voz aprendiz, tengo un comentario que hacer: Antes se usaba este vocablo tanto para el masculino como para el femenino. La gramática llama a este fenómeno con los nombres de género ambiguo o género epiceno, pero no nos metamos en honduras, que no es la costa rica de mis lectores, aunque algunos especialistas también me leen, como los profesores Luis Valero Hostos, Rosarito Galdámez, Mercedes de Porras, Gina Lehoffer y una profesora cuyo nombre en estos instantes no recuerdo, pero que según me dijo, enseña en el liceo Leopoldo Aguerreverre de Caracas y hace que sus alumnos estudien y discutan esta columna todos los viernes, diccionario en mano.

Decía que antes, se usaba este vocablo: aprendiz, para ambos sexos. Perdón, todavía se usa, sobre todo en este país. En España, que yo sepa, no sucede. Allá se dice correctamente como indica la Real Academia: aprendiz para el barón y también para el varón, y aprendiza para las féminas. Y en cuanto a fregatriz, no es que yo conozca todas las palabras del idioma, sino que la busqué en el diccionario para ahorrarle trabajo a los más preocupados, significa fregona, que «sin que les dude la menor quepa es de los dos, el vocablo que más se usa». Ya está.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: