Noticias del español

| | | |

| Almudena Serpis (Agencia EFE)

La lengua de signos, mano a mano con el arte

La lengua de signos permite a los sordos no sólo hablar, sino cantar, interpretar y recitar poemas con las manos, creando un arte único y singular que traspasa la barrera del sonido y poco a poco va abriéndose camino.

«Ser sordo no es ni mucho menos un límite para la expresión artística, pero hay pocas personas sordas dedicadas al arte, sólo ahora se les están empezando a abrir las puertas al arte», explicó a Efe la directora del centro argentino ADAS (Asociación de Artes y Señas), Gabriela Bianco.

ADAS es un grupo de artistas y pedagogos de Buenos Aires que trabaja para fomentar el arte en silencio a través de la música, el teatro y la poesía entre los miembros de la comunidad sorda.

Su lema, «Habitar el cuerpo. Danzar las palabras. Escribir el silencio. Reinventar el silencio», describe el sentido del arte sordo que evoluciona también en el mundo musical, como demuestran músicos de todo el mundo que padecen de sordera.

Beethoven’s Nightmare es un grupo de rock hawaiano compuesto por tres músicos sordos que sienten la música a través del movimiento y las vibraciones. Para percibirla con precisión en los ensayos sujetan globos de aire con las manos, sintiendo vibrar cada nota.

«Veo cambios en nuestro mundo sordo. Las personas sordas han ido más allá de sus limitaciones para aceptar la música como parte de un experimento para encontrarse a sí mismos», señaló a Efe —vía correo electónico— el bajista del grupo, Ed Chevy.

Según él, el arte sordo se encuentra en plena experimentación musical donde también juegan un papel importante los signos.

La lengua de signos enriquece actuaciones de autores que combinan su voz con los gestos de intérpretes para crear un espectáculo donde se mezclan los juegos de manos con los de palabras.

En España, el cantautor Juan Antonio Ipiña, más conocido como Tonxtu, ha dado 30 conciertos con una intérprete de la lengua de signos que sobre el escenario traduce sus letras para los oyentes y los no-oyentes, dándole un doble sentido a cada canción.

«Visualmente la interpretación de las canciones en la lengua de signos es una especie de danza en la que adivinas las palabras. Es una forma de bailar las canciones», explicó a Efe Tontxu.

Pero el cantante afirmó que la traducción de metáforas y otras construcciones literarias era distinta y difícil de traducir al lenguaje de los signos que, a su vez, también crea un arte manual único muchas veces intraducible a la lengua oral.

«En la lengua de signos hay expresiones, giros y frases hechas que si las traduces literalmente no tienen ningún sentido en el idioma hablado», afirmó a Efe un miembro de la Confederación Nacional de Sordos Españoles (CNSE).

Lo mismo ocurre con la expresión del sentimiento poético, que los sordos representan por medio de metáforas visuales rebosantes de potencial artístico procedente únicamente del gesto y de la mirada.

Gabriela Bianco opina que «traducir un poema signado en palabras lo banaliza, lo baja de categoría».

Así, la lengua de signos puede crear verdaderas obras de arte con sus pinceladas gestuales.

«Muchos pueden pensar que la lengua de signos no puede expresar pensamientos abstractos y por eso, no puede expresarse en forma de poema. Eso es totalmente incierto», explica a Efe una profesora del Centro de Estudios para Sordos de la Universidad de Bristol (suroeste de Inglaterra), Michiko Kaneko.

Bianco refleja la magia de la comunicación manual y gestual en su página web: «crecí rodeada de personas sordas comunicándose a través del movimiento de sus manos, gestos del rostro, usando todo su cuerpo para entrar en relación, para vincularse con los otros y con el mundo».

El arte no tiene límites, ya lo han demostrados artistas discapacitados que pintan, escriben o tocan un instrumento con la boca o los pies. Igualmente, la lengua de signos comunica los sentimientos en silencio para un mundo sin oídos. (Efe)

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: