Noticias del español

| | |

| Fco. S. Cruz
El Nuevo Diario (República Dominicana)
Martes, 4 de agosto del 2009

LA LENGUA COMO DOCUMENTO

Hace poco (la pasada semana) el periodista Aristófanes Urbáez en su columna usó una frase que me movió a risa por su jocosidad y, a la vez, a una reflexión sobre 'las fuentes'. Escribió el agudo columnista: «...la lengua no es documento» para decir que lo que alguien pueda hablar de otra persona no tiene sustentación per se , es decir, porque lo haya dicho esa persona. Y tiene razón en parte. Me explico.


En término estrictamente histórico las fuentes no existen, sino que se construyen. Por ejemplo, un historiador para realizar una investigación parte de una serie de hipótesis que podrán ser confirmadas o rechazadas en el proceso de investigación. En ese proceso el historiador deberá estudiar, analizar y someter a una serie de técnicas científicas (las mas comunes son: de autenticidad y fiabilidad) esa documentación. Si esa documentación resiste las pruebas entonces podrían convertirse en fuentes para el historiador. No obstante y a pesar de lo antes dicho, el historiador en una investigación podría dejar como hipótesis muchas de sus aseveraciones aunque no tengan sustentación científica, siempre y cuando lo deje establecido. De lo contrario, estaríamos hablando de meras especulaciones.

Como vemos un almacén de documentos no es fuente de nada, como tampoco lo puede ser 'la lengua' en un sentido estricto. Se necesita que un profesional de las Ciencias sociales (historiador, sociólogo, economista, politólogo, antropólogo, arqueólogo, paleontólogo, etc) estudie, analice y someta a pruebas de autenticidad y confiabilidad esa documentación y luego extraiga (de esa documentación) el dato, la aseveración, la confirmación, la confesión y la concatenación necesaria e dispensable para construir una fuente.

Ahora bien, hay algo que si podríamos considerar como una fuente: es lo que se llama comúnmente 'tradición oral' que no es mas que lo que se dice y se recoge de generación en generación y de lo que no hay documentación escrita. Si no hubiese sido por ese recurso, parte sustancial de la historia de la humanidad y de muchas culturas hoy seria un enigma. Pero 'la tradición oral' es diferente a 'la lengua' unipersonal, es decir, a lo que pueda decir una persona de otra. Eso podría ser chisme, inquina, y en muchos casos, gana de joder.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: