Noticias del español

| | | |

| Pedro Puente
Ecos de la Costa, Colima (México)
Lunes, 18 de septiembre del 2006

LA LENGUA CAMBIA INDEPENDIENTEMENTE DE LA TECNOLOGÍA

«Stoy en ksa, dnde sts, qndo n vms xfa ymme, salu2, tq1ch, l dig k t mnd la bc x krro x k es + fcl». Si usted logró entender estos mensajes, quiere decir que se encuentra habituado a recibir o mandar mensajes ya sea por celular o por Internet.


Durante los últimos años el uso de los mensajes de celular y de Internet se han desarrollado de una manera vertiginosa, muestra de ello es que por las calles, en escuelas, centros de trabajo y en todas partes encontramos que casi todas las personas portan su teléfono móvil y en oficinas, hogares y «ciber cafés» cada vez son más los dependientes del famoso «Messenger», o mensajero de Internet.

Pero debido a esta constante práctica, el acortamiento de palabras, la simbolización y una gran variedad de trucos son los que utilizan los adictos a los mensajes por medio de celular o Internet, lo cual puede considerarse de dos maneras: como un empobrecimiento del idioma o una nueva forma de comunicarse, de entender y expresarse en español.

Aunque aún no se tiene en claro cuál puede ser el verdadero impacto en nuestro idioma al utilizar este tipo de lenguaje, en la nueva tecnología que cada vez se hace más accesible, sobre todo para las nuevas generaciones, la parte que parece ser medular es que los jóvenes logran comunicarse y se hacen entender, por lo menos entre sí.

Para dos maestros universitarios especialistas y defensores del lenguaje, existe una preocupación por la manera en que nuestro idioma va cambiando y se van adquiriendo nuevas formas de comunicación por medio de los mensajes de celular e Internet; sin embargo, no están en contra del avance de la tecnología, la cual la definen como una herramienta necesaria para el avance de la humanidad.

SE BUSCA RAPIDEZ Y ECONOMÍA: GERZAÍN MANZO

Para el maestro e investigador Gerzaín Manzo Lozano, «la lengua cambia independientemente de la existencia de la tecnología. Obviamente, la tecnología cambia rápidamente y también la lengua, la cual forma parte del acervo cultural del ser humano y está en relación directa con el pensamiento, lo cual hace que se transforme el uso de la lengua, de la representación de la lengua en instrumentos como el Messenger o la mensajería celular».

Explicó que esta forma de comunicación (mensajería por celular y por Internet) tienen dos puntos de partida, uno es la rapidez y otro la economía, lo cual se puede explicar en que tienes que decir mucho en poco tiempo debido al costo del servicio, sobre todo en celulares.

Gerzaín Manzo agrega que «también la lengua en los seres humanos tiene la economía, como ejemplo ponemos que cuando debemos decir «voy para allá» o «voy hacia allá» decimos «voy pa’ya», indicando el investigador que hay mecanismos que regulan la lengua para que esta economía del lenguaje pueda existir como tal».

En lo particular, señala, «no estoy en contra de los cambios en la lengua, pero, con lo sí estoy en contra es que no se tenga conciencia, hay que ver los niveles en los que se mueve la lengua, el nivel formal radica dentro de las normas, comprensión, etcétera. Pero a nivel informal, como el que se practica en casa o entre amigos, es más relajado y más suelto, no se siguen tanto las reglas».

LAS NORMAS SON FIJAS, LAS REGLAS FLEXIBLES

Explica Manzo Lozano que «las reglas son muy diferentes a las normas, pues las primeras se pueden ir ajustando y las normas no, un ejemplo es que una norma en español es que las sílabas están formados por una consonante y una vocal, y el núcleo de la sílaba siempre será una vocal, pero las reglas se pueden cambiar».

De alguna manera, en lugar de escribir «te quiero mucho» ponemos «TQM», «sabemos lo que quiere decir y no vamos a decir siempre TQM, pero sabemos qué significa y tal vez la representación esté variando, pero lo que me preocupa es que se tome como única verdad lo que aparece en la forma de escribir en el Messenger o en el mensajero de celular».

De igual manera, señaló que hay mensajes muy comunes dentro del mensajero de Internet que son fáciles de entender, por ejemplo «k11s», que significaría «qué onda ese»; y en un lenguaje más entendible «qué pasó amigo» o «qué onda amigo».

Once es una variación de la palabra «onda», pero esta palabra era de los jóvenes en la época de los 70’s que ya forma parte de nuestra vida adulta al igual que «chido», «bato» o la palabra «morra», aunque sepamos que es incorrecto pues no hablaríamos así ante ciertas personas.

Aclaró que «hablamos de acuerdo al lugar donde estamos y con las personas que estamos, porque cuando hacemos un recado en casa lo podemos escribir sin puntuación ni acentos, pero cuando se va a entregar un oficio entonces sí se cuida la puntuación porque tus ideas están en juego, pues no tendremos al autor del escrito para preguntar qué idea tenía al momento de escribir».

En cambio, en el celular y en el mensajero tienes a otra persona conectada contigo y pueden explicar la idea que tienen. El lenguaje utilizado en los mensajes de celular y el mensajero de Internet es muy efímero, las modalidades van cambiando porque la información es inmediata.

Señaló que cada día los jóvenes tienen mayor acceso a la comunicación celular e Internet, debido al abaratamiento de estos servicios, además, el problema está en que los mensajeros no te corrigen las faltas de ortografía, así que estas palabras pueden ser tomadas como correctas.

Agregó que al Internet no todos los jóvenes acceden, pero al celular sí porque es más barato, además es cuestión de status pues te hace moderno. El Internet no se ha popularizado tanto pero lo está haciendo pues debes tener cierta instrucción para ingresar.

PUEDEN AFECTAR LA LENGUA

Mostró su preocupación porque el uso del lenguaje en estos servicios puede afectar la lengua culta y la lengua vulgar, es decir, la que hablamos todos. Compara al lenguaje con una cebolla en donde el centro es la lengua culta y la lengua vulgar es la capa superficial, indicando que las capas que se encuentran entre el centro y la capa exterior (medias) son quienes van a mover, llevar y traer y van a señalar los cambios, entonces las capas de la cebolla se afectarán, esto quiere decir que el lenguaje vulgar y el culto sufrirá cambios.

La lengua se va deformando cuando llega una lengua económicamente poderosa y oprime a la otra, se deforma cuando las instituciones tienen un carácter castrante y limitan.

La lengua va a vivir pero se va a transformar, y qué bueno que no permanece como cuando escribió Cervantes, pero también no debemos conformarnos por el momento o la moda, la lengua se deforma con la desinformación.

Finalmente, invitó a todas las personas «para que nos pongamos a leer más allá del Messenger y del celular, lo cual hace mucha falta».

NO A LA DEFORMACIÓN DEL LENGUAJE: GUILLERMINA CUEVAS PEÑA

Para la maestra y escritora Guillermina Cuevas Peña, el uso de los mensajes por Internet y celular es fabuloso como desarrollo tecnológico, «pero en lo que no puedo estar de acuerdo es la deformación del lenguaje, porque he visto que vamos llegando al lenguaje de monosílabos».

«Otro asunto que preocupa es la mala ortografía, porque no se cuida este aspecto cuando escriben los mensajes, en términos generales importa poco la ortografía y utilizan mucho lo que no se puede ni llamar abreviaturas».

La estudiosa indica que «otro detalle es la traducción literal del inglés en estos casos, porque desde que he utilizado la computadora he visto que aparece el mensaje: «evite el atasco del papel», he tratado de buscar otro verbo que no sea ese y no lo he podido encontrar, y hay una mezcolanza del lenguaje porque pronuncian mal lo que es el inglés».

Ejemplificó que en una revista de estudiantes del Tecnológico de Colima apareció un artículo sobre computación y decía: «undo», y por intuición pregunté que no pueden escribir «undo» sin h, del verbo hundir, y me dijeron que esa palabra significa deshacer, por lo que en inglés es un verbo maravilloso «undo» y en lugar de que la computadora ayude a adquirir otro idioma lo deforman, lo españolizan de alguna manera lo que me parece preocupante.

Guillermina Cuevas se autodefine como una persona no diestra en cuestiones de mensajería vía celulares e Internet.

Señaló que «esto está afectando el lenguaje desde hace mucho tiempo, si vamos a aceptar la tecnología tenemos que aceptar el inglés y quitarnos prejuicios, sería enriquecernos doblemente».

Añade que «el uso de los mensajes en lenguaje reducido y de monosílabos puede afectar al idioma, porque hay leyes dentro de la lingüística, y una de esas es la ley del menor esfuerzo, pues la gramática histórica estudia esos cambios que por el uso de la lengua, por el habla, van haciendo que las palabras que no eran correctas se acepten como correctas».

Explicó que: «No creo que llegue al grado que a los adultos nos obliguen a poner TK en vez de te quiero, pero sí hay ese riesgo con los muchachos siempre y cuando ellos se dediquen solamente a la computadora y no lean, ahí sí me parece que hay un riesgo muy grave».

Agrega Cuevas Peña que «tendríamos que defender nuestro español y buscar términos adecuados para traducir la adquisición de verbos ingleses como clikar, resetear; quisiera saber si hay alguien que pueda adecuar a nuestra lengua los términos técnicos que se utilizan en los mensajeros».

A FAVOR DE LA TECNOLOGÍA

«Estoy a favor de la tecnología pero no nací para manejar estas máquinas, pues la computadora la utilizo como máquina de escribir electrónica y es fabuloso poder corregir en pantalla y no estar como aquella imagen antigua del escritor que tenía el cesto de basura lleno de papel porque se equivocaba. Además, es una economía fabulosa pues no se cambia tanta cinta, hay muchas ventajas, más que los riesgos, pero hay que tenerle respeto y temor, sobre todo por los virus cibernéticos que llegan a la máquina», finalizó.

Así, pues, el uso de la tecnología es cada vez mas frecuente para entablar comunicaciones a distancia y cada día las palabras, frases y oraciones van cambiando y disminuyendo su contenido, pero se puede decir que el fondo del mensaje que se quiere enviar es el mismo, siempre y cuando el receptor también logre entender los signos y símbolos utilizados.

Tanto los celulares como el Internet han venido a darle a la comunicación un enorme impulso, pues de cualquier parte en que pueda haber señal estás comunicado a todo el mundo en el mismo instante. Si bien no deja de ser triste pensar que el idioma pueda ir cambiando y mutilándose debido a la rapidez y economía con que se tienen que enviar los mensajes.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: