Noticias del español

| Piedad Villavicencio Bellolio (El Universo.com, Ecuador)

La esquina del idioma: No lo dijo ella mismo, ¡sino ella misma!

El adjetivo «mismo» tiene variación de género y número. Esto indica que cuando se usa como refuerzo enfático precedido de un pronombre personal debe guardar la concordancia con este elemento.

El problema suele presentarse cuando el grupo de interlocutores está compuesto por hombres y mujeres o solo por mujeres, y ellas se incluyen en el mensaje. Así es que se producen frases erradas como «ella mismo dio las instrucciones» o «nosotras mismo aceptamos esas condiciones».

Aunque este fenómeno es de registro coloquial, hay que reflexionar en que el adjetivo «mismo» exige el género femenino o masculino y el número singular o plural dependiendo de las circunstancias del acto comunicativo: Yo misma di las instrucciones (habla una mujer). Nosotras mismas aceptamos esas condiciones(grupo femenino). Siempre tengamos fe en nosotros mismos (grupo masculino o puede incluir al mismo tiempo a hombres y mujeres).

¿Pero qué mismo es lo que dices?
Además de los usos establecidos por la mayoría de hablantes, la palabra «mismo» se emplea en el Ecuador para transmitir diferentes valores e, incluso, actitudes del interlocutor. De ahí que la pregunta «¿pero qué mismo es lo que dices? puede indicar enojo o asombro y emitir los sentidos de «concéntrate, reflexiona en lo que dices», «medita antes de hablar», «no puedo creer lo que dices», entre otros matices.

[…]

Leer más en eluniverso.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: