Noticias del español

| | | |

| Sonia Barrado
ABC (Logroño)
Lunes, 3 de abril del 2006

LA BIBLIA, GUÍA DEL ORIGEN DEL ESPAÑOL

Los expertos fijan en San Millán de la Cogolla los criterios de edición crítica y de estudio de 18 biblias traducidas al castellano del hebreo y el griego para poder seguir los pasos de nuestro idioma


El estudio de las Biblias arrojará luz sobre la evolución de la lengua española y descubrirá las lagunas que encierra la historia de este idioma, que en la actualidad hablan más de 500 millones de personas en todo el mundo. Conocer más del español a través del libro universal más leído y traducido es el objetivo que ha reunido durante dos días en San Millán de la Cogolla, cuna del castellano, a especialistas en torno a las «Biblias Hispánicas», el primer macroproyecto que emana del Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (CIILE).

A lo largo del jueves y el viernes, los expertos han establecido los criterios de edición crítica y de estudio de 18 biblias traducidas al español del hebreo y el griego, pertenecientes al periodo comprendido entre los siglos XIII y XV y halladas, fundamentalmente, en el archivo de El Escorial.

De éstas, la más completa se piensa que puede proceder de San Martín de Albelda, un dato que los especialistas aún deberán estudiar, según ha asegurado a ABC el profesor Claudio García-Turza, director del Instituto «Los orígenes del español» -uno de los tres que conforman el CIILE y del que surge este proyecto sobre las Biblias Hispánicas-.

Legados hasta ahora ocultos

Turza señala que el objetivo final no es sólo la investigación de estos textos, sino su edición y difusión para que todos aquellos que lo deseen, tanto profesionales como no, «puedan acceder a estos manuscritos».

La historia de la lengua española cuenta con legados que hasta la fecha habían quedado ocultos y que el trabajo de estos especialistas permitirá darlos a conocer a todo el mundo. «Es incomprensible que estas Biblias estén inéditas, porque son un filón extraordinario para enriquecer la historia del español», afirma el profesor. La intención es divulgar estos textos por medio no sólo de ediciones críticas, sino también mediante otras actuaciones, como la edición de DVD, la elaboración de una página web y la realización de transcripciones paleográficas.

Turza subraya que a través de las traducciones de estas Biblias Hispánicas «se puede ver la historia de la lengua española y conocer su evolución». Este proyecto supone, así, las bases para el conocimiento de muchos aspectos del español, ignorados hasta el momento, motivo por el cual se le ha dado prioridad con respecto a otras iniciativas. El estudio y edición de estas Biblias requiere el esfuerzo de todo un equipo multidisciplinar que se volcará en la empresa de dar a conocer esta importante contribución al mundo.

Después, la intención es «sensibilizar a los especialistas de la lengua, por un lado, y a los especialistas en las Biblias, por otro, en que estas versiones en español necesitan mejorar», precisa Turza.

El profesor asegura que este proyecto permitirá cubrir muchas de las lagunas de nuestro idioma: «Sin ninguna duda lo hará, porque la Biblia incluye géneros muy diferentes, que dan pie a muchas construcciones lingüísticas que se han usado muy poco o nunca. Viene a enriquecer mucho nuestro conocimiento del español», destaca.

Dentro de este ingente proyecto existen múltiples enfoques que implican la labor de numerosos especialistas en diversos campos, lo que será necesario también para el estudio de los temas bíblicos a lo largo de la historia de la literatura española y europea, otra de las orientaciones que Turza ha anunciado que abordará el estudio de las «Biblias Hispánicas».

La labor comenzada en este segundo encuentro científico que se ha desarrollado en San Millán se completará más adelante con el estudio de las Biblias Hispánicas desde la Edad Media hasta nuestros días. Según Turza, esta dimensión más actual se abordará en «un gran congreso que se realizará a principios de 2007».

Desde el siglo XIII

Los expertos han optado por abarcar todos estos textos desde el siglo XIII hasta la actualidad para completar el estudio y el conocimiento del idioma. Al no centrarse sólo en la Edad Media han decidido ampliar la denominación del proyecto a «Biblias Hispánicas» y no utilizar el de romanceamientos bíblicos o biblias romanceadas, que es como se conoce a las Biblias circunscritas en la época medieval. Con todo ello, se pretende continuar con el espíritu que emana de los monasterios riojanos de San Millán de la Cogolla, antiguos centros de poder político y cultural donde se cultivó la filología.

Sin que hayan perdido en todos estos siglos su carácter de sede cultural de primer orden en la divulgación y el estudio del castellano, ahora recobran por completo su esencia a través del Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española.

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: