Noticias del español

| Jesús SanchoLa Vanguardia.com

José Antonio Pascual: «El WhatsApp no daña la lengua, es un formato distinto»

El vicedirector de la Real Academia Española reflexiona sobre la historia de las palabras en el libro No es lo mismo ostentoso que ostentóreo.

Foto: Efe/Javier Lizón

Jesús Gil y Gil, el que fuera alcalde de Marbella y presidente del club de fútbol Atlético de Madrid, se inventó por equivocación la palabra ostentóreo, a medio camino entre ostentoso y estentóreo. Este error ha sido un pretexto para que el vicedirector de la Real Acamedia Española (RAE), José Antonio Pascual, (Salamanca, 1942), publique el libro sobre la historia de las palabras No es lo mismo ostentoso que ostentóreo (Editorial Espasa). El filólogo Pascual, catedrático de Lengua Española de la Universidad Carlos III de Madrid también ha participado en el diccionario etimológico de Joan Coromines, explica en este ensayo la azarosa vida de la palabras con ironía y mucho sentido del humor.

-Usted comenta que este libro es un homenaje a su fallecida hermana Carmina. ¿Cómo surgió la idea de publicarlo?
– Un filólogo tiene que buscarse una coartada para que los veranos resulten más llevaderos. Yo veraneaba en Fuenterrabía y anotaba las palabras que me llamaban la atención después de leerlas en los periódicos. Cuando paseaba con mi hermana las discutíamos y tenía varias libretas con propuestas de ideas sobre significado y de errores. Tras el fallecimiento de mi hermana pensé que con este material escribiría un libro. Y así ha sido.

– En este libro tampoco falta el buen humor y la ironía, ¿las palabras también pueden ser divertidas?
– Creo que sí. Todo el mundo está obsesionado por si se equivoca. Según mi experiencia de filólogo hay personas que me dicen que no saben si hablar conmigo porque seguro que les corregiré.  Con este libro intento hacer juegos con el lenguaje. ¡No tenemos que estar atrapados por el pánico de hablar mal! El humor sirve para evitar el dogmatismo.

– Como el título de su libro…
– Ostentóreo es una mezcla de las palabras ostentoso, que significa magnífico, y estentóreo, ruidoso o retumbante. Jesús Gil se inventó por equivocación ostentóreo pero resulta que el escritor Juan Benet ya se había inventado esta palabra antes en una novela y nos parecía estupenda. Lo bueno de todo esto es que nadie es consciente de que cada vez vamos más a un sentido de la colaboración.

-¿Cree que hoy en día se habla mejor o peor que antes?
– Se habla igual. Siempre hay personas que hablan magníficamente ahora y antes, y personas que hablan fatal. El problema no es el tropiezo, es el desinterés. Hay gente que conoce a un pastor que habla magníficamente y otro fatal, uno tiene interés y disfruta con la expresión y el otro no.

[…]

Leer la entrevista completa en lavanguardia.com

¡Hola!

¿Has buscado tu consulta?

Si no la encuentras, rellena nuestro formulario: